21 de noviembre de 2013

La ONG-Fundación Mundubat saca partido de la reforma laboral del PP



Web de la Fundación Mudubat

Desde hace más de una año y medio la Fundación de Mundubat, su patronato y dirección, han optado por aplicar lo más duro de la legislación laboral reduciendo drásticamente el volumen de personas trabajadoras, inaplicando el convenio y aprovechándose de la coyuntura política para precarizar las relaciones laborales.

Desde el 2011 la dirección de Mundubat se descolgó del convenio unilateralmente al negar la subida salarial, aduciendo que los recortes en los fondos económicos ponían en peligro los puestos de trabajo. En aquel momento, la Asamblea de trabajadoras y trabajadores decidió aceptar la reducción salarial para evitar despidos. Pero esto no se cumplió, y el equipo que había funcionado hasta ese momento ha sido totalmente desmantelado. En este tiempo la dirección ha realizado una serie de acciones que se han convertido en más de 18 despidos, salidas precipitadas y finalizaciones de contratos. A su vez, se contrataban nuevas personas tanto directamente como a través de contratos de prestación de servicios; lo que interesaba era limpiar la organización de aquellas personas que no comulgaban con la dirección o se organizaban internamente para hacer frente a la situación.

La situación se ha hecho tan insoportable que, sólo en la sede central de la fundación, 7 personas han causado baja por depresión y ansiedad derivadas del maltrato sistemático recibido por la dirección de la Fundación. Muchas de estas situaciones han acabado en despidos por causas económicas o salidas voluntarias. Este maltrato se centro de manera específica sobre la representación sindical de ESK en la Fundación Mundubat.

En este escenario se veía la necesidad de renovar el convenio, y revisar la congelación salarial desde el 2011, sobre todo valorando el incumplimiento continuado de despidos y viendo nuevas contrataciones. Aprovechándose del fin de la ultraactividad de los convenios colectivos, el pasado mes de Julio la dirección de Mundubat optó por dinamitar el proceso de negociación del nuevo convenio colectivo para la entidad para así poder sacarle mucho más partido a la reforma laboral del PP. Tras muchos meses de negociaciones y una propuesta de mediación aprobada por ambas representaciones, quien había liderado las mismas por la parte “empresarial” se descolgó con un propuesta fuera del acuerdo previo.

Resulta triste y perturbador encontrarse con organizaciones dedicadas a la solidaridad internacional desde un conjunto de valores en teoría transformadores, que no son capaces de gestionar sus relaciones laborales de una manera ajustada a esos mismos principios. Así, el respeto que esta organización tiene por los derechos laborales y las relaciones colectivas está más cerca de las prácticas mantenidas por cualuier multinacional o empresa privada al uso. Es muy fácil vender una serie de ideales hacía el exterior, pero en este caso no parece que se esté dispuesto a tilizarlos para gestionar los problemas internos. Sabemos que son tiempos difíciles para las organizaciones sociales, todas los sufrimos, también nosotros, los sindicatos, pero como organización sindical que somos no podemos aceptar y no lo hacemos que la gestión de los problemas económicos se haga a costa de machacar a las personas y precarizar las condiciones de trabajo en base al miedo y a la eliminación de las voces discordantes. El sindicato ESK tiene m
uy claro su compromiso con los derechos de las personas trabajadoras de Mundubat y utilizará todos los medios a su alcance para hacer frente a esta situación de vulneración sistemática de los mismos.




Igor Mera, miembro de la Comision Nacional de ESK

1 comentario:

  1. En verdad es inaceptable trabajar en una ONGD, supuestamente democratica y participativa y verse acosada hasta punto de poner en riesgo tu salud, por el hecho de no estar de acuerdo con la manera de hacer las cosas. Son tiempos de crisis y las personas necesitan trabajar, pero a que precio?, no todo vale.

    ResponderEliminar