25 de septiembre de 2013

La pseudo-lucha de Siria // Slavoj Žižek


Todo lo que era falso en la idea y en la práctica de las intervenciones humanitarias ha explotado de forma concentrada a propósito de Siria. OK, hay un dictador malo que está (supuestamente) usando gas venenoso contra la población de su propio estado... pero ¿quién se opone a su régimen? Parece que todo lo que quedaba de la resistencia democrática secular se ha ahogado en un maremágnum de grupos fundamentalistas islámicos apoyados por Turquía y Arabia Saudí, con una fuerte presencia de Al-Qaeda en las sombras.

En cuanto a Bashar al- Assad , su Siria , al menos, pretendía ser un Estado laico, por lo que no es de extrañar que cristianos y otras minorías se pongan de su lado contra los rebeldes sunitas. En definitiva, se trata de un conflicto oscuro, vagamente parecido a la revuelta libia contra el coronel Gaddafi   - no hay apuestas políticas claras, ni signos de una amplia coalición emancipatoria - democrática, solo una compleja red de alianzas religiosas y étnicas determinada por la influencia de las superpotencias (EE.UU. y Europa occidental , por un lado, Rusia y China por el otro) . En tales condiciones, cualquier intervención militar directa significa una locura política de riesgos incalculables, es decir  ¿y si los radicales islámicos toman el poder tras la caída de Assad ? ¿Van los EE.UU. a repetir el error de Afganistán armando a los futuros dirigentes de Al-Qaeda y los talibanes?

En una situación tan complicada, la intervención militar sólo puede ser justificada por un oportunismo autodestructivo a corto plazo. La indignación moral invocada para proporcionar una coartada racional  para la intervención militar ( "No podemos permitir que el uso de gas venenoso sobre la población civil! ") es falsa. Frente a esta ética extraña que justifica tomar partido por uno de los grupos criminales-fundamentalistas en contra de otro , uno no puede menos que simpatizar con la reacción de Ron Paul ante las palabras de John McCain exigiendo la intervención : "Con políticos como estos , ¿quién necesita los terroristas?".

La situación en Siria debe compararse con la de Egipto . Ahora que el ejército egipcio decidió romper el estancamiento y limpiar el espacio público de los manifestantes islamistas, dando como resultado cientos, quizás miles, de muertos, hay que dar un paso atrás y centrarse en una tercera parte ausente en el actual conflicto: ¿dónde están los agentes de las protestas de la Plaza Tahrir de hace dos años? ¿Es su papel ahora extrañamente similar al papel de la Hermandad Musulmana en aquel entonces: el de los sorprendidos observadores impasibles? Con el golpe militar en Egipto, parece como si el círculo de alguna manera se hubiera cerrado:  los manifestantes que derrocaron a Mubarak, exigiendo democracia, apoyan pasivamente un golpe de Estado militar que abolió la democracia ... ¿qué está pasando?

La lectura más común propuesta, entre otros, por Francis Fukuyama es que el movimiento de protesta que derrocó a Mubarak fue predominantemente una revuelta de la clase media educada , con los trabajadores y los campesinos pobres reducidos al papel de observadores (y también simpatizantes) . Pero una vez que las puertas de la democracia estuvieron abiertas, los Hermanos Musulmanes, cuya base social es la mayoría pobre, ganó las elecciones democráticas y formó un gobierno dominado por los fundamentalistas musulmanes, de modo que, como es comprensible, el núcleo inicial de los manifestantes laicos se volvió contra ellos y estaba listo para respaldar incluso un golpe militar como una forma de detenerlos.

Pero una visión tan simplificada ignora una característica fundamental del movimiento de protesta: la explosión de organizaciones heterogéneas (de  estudiantes, mujeres y trabajadores) con la que la sociedad civil comenzó a articular sus intereses fuera del alcance de las instituciones estatales y religiosas. Esta vasta red de nuevas unidades sociales, mucho más que el derrocamiento de Mubarak, es el gran logro de la primavera árabe, un proceso continuo e independiente de los grandes cambios políticos, como el golpe de Estado, que va más allá de la división  religiosos /liberales.

Incluso en el caso de los movimientos claramente fundamentalistas, hay que tener cuidado de no perder su componente social. Los talibanes se presentaron mediaticamente como un grupo islámico fundamentalista que gobernaba con el terror - sin embargo, cuando, en la primavera de 2009, se hicieron cargo de el valle de Swat  en Pakistán, el New York Times informó que  diseñaron "una revolución de clase que explota profunda fisuras entre un pequeño grupo de ricos terratenientes y los arrendatarios sin tierra ". Sin embargo,  "aprovechandose " de la difícil situación de los agricultores, los talibanes " [ dieron la ] alarma sobre los peligros de Pakistán, un país que sigue siendo en gran medida feudal"  ¿Qué impidió  a los demócratas liberales de Pakistán, así como a los de EE.UU. " aprovechar " de manera similar esta situación para tratar de ayudar a los campesinos sin tierra ? La implicación triste de esta pregunta sin respuesta es que las fuerzas feudales de Pakistán son el "aliado natural" de la democracia liberal ... La única manera de que los manifestantes civiles y democráticos tienen para que los fundamentalistas religiosos no sigan sus pasos es la adopción de una agenda mucho más radical de emancipación social y económica.

Y esto nos lleva de nuevo a Siria: la lucha actual es en última instancia una lucha falsa. La única cosa a tener en cuenta es que esta pseudo- lucha se desarrolla con un tercero ausente: una fuerte oposición radical - emancipatoria , cuyos elementos son claramente perceptibles en Egipto. Como decíamos hace casi medio siglo , uno no tiene que ser el hombre del tiempo para saber en qué dirección sopla el viento en Siria: hacia Afganistán. Aunque Assad gane de alguna manera y estabilice la situación, su victoria probablemente seria el criadero de una explosión similar a la revolución talibán que barre Siria desde hace un par de años . Lo que nos puede salvar de esta perspectiva es sólo la radicalización de la lucha por la libertad y la democracia transformándose en una lucha por la justicia social y económica.

Entonces, ¿qué está pasando en Siria en estos días ? No es nada especial, salvo que China está un paso más cerca de convertirse en la nueva superpotencia del mundo, mientras que sus competidores están, impacientemente, debilitandose entre sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario