27 de septiembre de 2013

EL GEN ROJO // Daños Colaterales

Octubre de 2011, Madrid
Concurso de Proyectos para un Memorial 
a las Brigadas Internacionales en la UCM



COMENZAMOS A INVESTIGAR EL PASO DE LAS BRIGADAS INTERNACIONALES POR LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
y cuando quisimos darnos cuenta ya estábamos enfrascados en un proyecto de colosales dimensiones. Y es que en España la constante negativa a abrir las fosas de la memoria, sólo ha conseguido que a poco que muevas una piedra aparezcan miles de muertos...

Las Brigadas Internacionales fueron cuerpos militares, coordinados por el Partido Comunista, que participaron en la Guerra Civil Española defendiendo a la República de los militares sublevados. Estaban compuestas por más de cuarenta mil civiles voluntarios de unas 50 nacionalidades que decidieron abandonar todo lo que tenían para defender un país que no era el suyo. Es por esto que la figura del Brigadista se reviste de un halo de leyenda.
Igualmente mitificada estará la baraka del generalísimo, una supuesta suerte que acompañó a Franco toda su vida. Valgan de ejemplo: Sus meteóricos ascensos en las campañas de África, el sobrevivir a distintas heridas e intentos de atentar contra su vida. El proclamarse líder de un levantamiento al que ni siquiera quería sumarse. La sistemática desaparición de todos aquellos que podrían haberse coronado como jefes de estado (Calvo Sotelo, Primo de Rivera, Mola, Cavanellas, Falconde, Gil Robles etc.) Que junto a su también baraka internacional consiguiendo el apoyo de Hitler durante la guerra, y de Churchill en la postguerra, invistieron a "paquito" de un aura mística que vino de perlas a la iglesia católica para anunciar al dictador enviado de Dios en la tierra y salvador de España. Pero lo que quizás no es tan sonado es que Franco va a encontrar a su némesis en los brigadistas y toda esta baraka histórica va a chocar frontalmente con un lugar: la Ciudad Universitaria. Y es que Franco en la universidad solo conseguirá cosechar un fracaso tras otro. Pero no adelantemos acontecimientos.

EL 19 DE JULIO DE 1936 SUCEDERÁ EL MOTÍN EN EL CUARTEL DE LA MONTAÑA POR PARTE DEL GENERAL FANJUL.
La importancia del levantamiento en Madrid era capital, no obstante parece que el desconcierto guió los pasos de los sublevados desde el inicio de sus actos. Entre tanto el gobierno de la República parecía no ser consciente de la dimensión de los acontecimientos y se dedicaba a tratar de negociar con los fascistas, engañándose a sí mismo y queriendo ver que se trataba solo de otra sanjurjada. El pueblo de Madrid sin embargo sí es muy consciente de lo que sucede, y espera el levantamiento dados los acontecimientos de los días previos. Los ciudadanos de la capital salen a la calle pidiendo armas para aplastar a los fascistas. Nadie cree ya en la capacidad del gobierno para gestionar la situación, todos los militares se encuentran bajo sospecha, y la formación de columnas milicianas de defensa va a ser la conclusión lógica a las ansias de armas del pueblo en la noche del 19 al 20 de julio.



El Gobierno resuelve por fin armar a las masas obreras y sindicales, con tan mala suerte que los cerrojos de los fusiles que entregará al pueblo están custodiados en el cuartel de la montaña. El mismo lugar donde el general Fanjul esperaba con mil quinientos hombres para iniciar el golpe de estado en Madrid. En un caos de fechas y órdenes contradictorias, el bando fascista adelantó la fecha de sublevación en Marruecos al día 17 de julio. Con lo que el día 19, Fanjul desorientado, en lugar de salir a tomar Madrid se hará fuerte en el cuartel. Esa misma tarde, las Tropas Leales, la Guardia de Asalto, la Guardia Civil y las Milicias Populares lo rodean, y se encuentran con el desaguisado. La mañana del día 20 comienza el asedio y sucede el desastre. Las diferencias de opinión entre los militares llevan a unos a enarbolar la bandera blanca, y a otros a reanudar el fuego contra los asaltantes, cuando estos se acercaban a recibir la rendición. El resultado será una descomunal carnicería y el fracaso de la intentona golpista, con la detención y fusilamiento de los sublevados. De este episodio aún se conservan numerosas imágenes; de la celebración y el festejo por las calles de Madrid, de un pueblo sorprendentemente joven y armado dónde podemos apreciar a mujeres, hombres y extranjeros que no dudaron en salir a defender la República Española. Pero también han llegado hasta nosotros las imágenes de los muertos de uno y otro bando esparcidos por el suelo del patio. Cadáveres que recuerdan otra gran tragedia que tuvo lugar en ese mismo emplazamiento, los fusilamientos del 2 y 3 de mayo de 1808 representados en la pintura de Goya.


Quizás sea éste uno de los factores que ayude a entender la enorme importancia simbólica que la derrota en este lugar va a tener para el bando fascista, y para Franco en particular. Tanto escuece que una vez terminada la guerra el generalísimo decide hacer desaparecer el lugar y construir encima un jardín público. No contento con esto, para borrar la memoria y descontextualizarla de nuevo, sitúa encima del parque el Templo de Debod. Y para esquivar aún más si cabe el emplazamiento, el mausoleo para los caídos en el Cuartel de la Montaña lo edificará en el cementerio de la Almudena y no en el escenario de los hechos.


A partir de la derrota de la intentona golpista comienza la guerra en el frente de Madrid. La férrea defensa de la ciudad, y los fracasos en la sierra de Guadarrama darán el relevo al ejército africano de Franco, temido por el nivel de violencia que desplegaba sobre la población civil en su ataque. Pero la aparición de los brigadistas, que se organizan desde el Cuartel General que improvisan en la Facultad de Filosofía, va a frustrar el avance fascista y además elevará considerablemente la moral del pueblo madrileño, que al grito de ¡No pasarán! se

militarizará contra los sublevados. Las constantes derrotas en La Ciudad Universitaria frente a los brigadistas, harán a Franco y los sublevados perder los nervios y estallar en cólera. Lo que pretendía ser un rápido golpe de estado, se torna una guerra de desgaste contra la capital republicana. Eliminando a los rojos pueblo por pueblo en una estrategia de cuello de botella. El asedio a Madrid, no será ya para tomar Madrid sino para destruirlo.

FINALMENTE PASARON, DEJANDO A SU PASO MÁS DE UN MILLÓN DE MUERTOS Y EN ESTE PUNTO ES DONDE SE PIERDE LA PISTA DE LOS INTERNACIONALES,
así que comenzamos a investigar qué pasó después. Descubrimos que la mayoría de los brigadistas serán capturados y recluidos en el monasterio de San Pedro de Cardeña en Burgos. Una abadía situada a diez kilómetros de la ciudad y que en un ejercicio de construcción racial hispánica, fue vinculada en el s. XIII por la iglesia a la figura del Cid Campeador.

Si atendemos a las versiones tanto del régimen franquista como de Jean D´Amman, representante de La Cruz Roja que lo inspeccionó, este lugar sería algo así como un hotel de lujo. El señor D´Amman habla de la residencia de los prisioneros, plantea que están trabajando en la construcción, y que se alojan en salas amplias y ventiladas.

El régimen por su parte, encargó al Departamento Nacional de Cinematografía la realización de un documental llamado Prisioneros de Guerra, en el cual podemos ver a los brigadistas entrando por la puerta de la fachada principal del monasterio, charlando mientras pasean, disfrutando de un picnic campestre con las enfermeras que los atienden cariñosamente o incluso practicando deportes al aire libre. También podemos contemplar traducido al castellano, como el único preso de origen chino escribe ¡arriba y viva España!

Como resultará evidente al lector, el documental quizás no era excesivamente fiel a la realidad. Ya que este hotel de lujo resultó ser uno de los más importantes campos de concentración de la España franquista y un modelo a imitar por los nazis. Su director era Antonio Vallejo-Nájera, un médico militar responsable de las investigaciones psiquiátricas de los campos de concentración del régimen. Y al cual se encomendará el objetivo de purificar la raza española mediante la eliminación del Gen Rojo.

El comandante Vallejo-Nájera no es psiquiatra, pero conoce durante su estancia en Berlín las teorías eugenésicas nazis y contando con la autorización de Franco, comienza a construir una teoría pseudocientífica de higiene racial; una supuesta esencia hispánica enfrentada contra lo que denominaba Gen Marxista a través de artículos como Eugenesia de la Hispandad y Regeneración de la raza o Política racial del nuevo Estado. La degeneración según el comandante, ocurre durante la República debido al contagio del ambiente marxista y el consiguiente desarrollo de este gen malvado que se ha de eliminar.

¿Influencia ambiental? Este disparate pseudocientífico responde a que las teorías del doctor, además de para intentar justificar un golpe de estado ilegal y la masacre de media España van a casar perfectamente con los intereses de la iglesia católica y la falange española. Es decir, las teorías de Vallejo-Nájera van a ser el sustento ideológico al sistemático robo de niños durante el franquismo, perpetrado por la acción social de falange y la iglesia católica. Al separar a los niños de esa supuesta influencia y restituirles a familias nacional-catolicistas de bien, podrían crecer sin desarrollar ese supuesto gen rojo. Toda esta compleja trama orquestada desde el poder político tiene multitud de responsables con nombres y apellidos. Sin embargo parece que va a verse resuelta en nuestros días con una única cabeza de turco, Sor María Gómez Valbuena (1925-2013) con cuya muerte van a tratar de dar carpetazo a cualquier investigación que relacione el robo de bebés con instancias más altas.

Además, las teorías de Vallejo-Nájera van a servir de avanzadilla para los experimentos eugenésicos que se llevarán a cabo en los campos de exterminio nazis. Prueba de este interés va a ser la presencia de miembros de las SS y la Gestapo de manera constante en las investigaciones, interrogatorios y pruebas médicas que se llevarán a cabo sobre los brigadistas en San Pedro de Cardeña.

EN ESPAÑA RESPIRAMOS UN AIRE MUY FAMILIAR SIEMPRE QUE HABLAMOS DE LA GUERRA CIVIL
y en esta investigación este déjà vu va estar muy presente. Así por ejemplo, cabe destacar que quien acompañó al dirigente nazi en esta visita a España fue una comitiva de falangistas entre los que se encontraban Manuel Aznar (el ilustre abuelo de nuestro ex-presidente) y Enrique Giménez-Arnau (abuelo de Jimmy, colaborador habitual de programas como La Noria o Sálvame).

Hay un dato que a los más cinéfilos parece que se les escapa, y es que también vamos a ser un referente para la Alemania nazi a nivel cinematográfico. El video sobre los prisioneros de guerra que mencionábamos anteriormente, va tener una influencia fundamental en la obra Theresienstadt–Ein Dokumentarfilm aus dem jüdischen Siedlungsgebiet de Kurt Gerron. Este documental nace en un momento crucial de 1944 ante las sospechas de los aliados sobre los campos de concentración nazis, Himmler va a permitir la visita de una delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja, para que visiten el campo "previamente adecentado" de Terezín, ubicado en la República Checa. Además se realizará el documental sobre las amables condiciones de vida de los prisioneros, mostrando con ello el maravilloso trato que el Tercer Reich daba a los reclusos, ¿le suena de algo?. Según terminó la película, la mayor parte de
los actores y hasta el propio director, fueron enviados al campo de exterminio de Auschwitz. Gracias de nuevo al informe favorable de Cruz Roja y al documental, Hitler consiguió algo más de tiempo para llevar a cabo la Shoah.

Algo en el apellido del coronel Vallejo-Nájera nos era también extrañamente familiar así que empezamos a rebuscar en la genealogía de este personaje sin genes rojos, y nos encontramos con una familia sorprendentemente bien situada. Antonio Vallejo-Nájera Lobón (1889-1960), desciende de un antiguo linaje de hidalgos de Palencia, hijo de un militar de Caballería que tenía una academia para cadetes. Se casó con María Dolores Botas Rodríguez Roldán (1903-1959) más conocida como Lola Botas. Hija de una numerosísima familia acomodada de Oviedo, y compañera de colegio y amiga de María del Carmen Polo y Martínez Valdés, esposa de Franco y popularmente apodada "La Collares", por su conocida costumbre de irse sin pagar de las joyerías. Esta cercanía entre las dos damas de la burguesía ovetense, explicará la relación de trato directo que va a tener el psiquiatra con el dictador. La descendencia de este siniestro doctor será más complicada de localizar, porque en un extraño ejercicio de distanciamiento, parece que el apellido sufre una transformación. Si en los documentos de la época, cuando se refieren al psiquiatra o sus ancestros "Nájera" aparece escrito con "j", en toda su descendencia sin embargo se sustituirá esta letra por la "g". No sabemos si será casual esta transformación pero es obvio que enmaraña mucho la búsqueda de datos.

Así, del matrimonio Vallejo-Nájera y Botas nacerá el célebre Juan Antonio Vallejo-Nágera (1926-1990) (ya siempre con "g"). Carismático personaje de la jet-set española, tertuliano habitual de la Cope, ilustre columnista de opinión ultra-católico, anti-progre y moralista es así mismo ganador de un premio planeta. Parece un chiste de mal gusto que con semejante referente paterno no se le ocurra estudiar otra cosa que psiquiatría. En el año 1975 reedita el libro Locos egregios de su progenitor, eliminando lo que pudiera considerarse demasiado estricto y readaptándolo a los parámetros de la época. Para ser su primer libro, resultó ser un éxito de ventas y se convirtió en un personaje mediático de primer orden.

Alejandro Vallejo-Nágera (1929-1993), nacerá tres años después que Juan Antonio, y para proceder de una familia de psiquiatras se trata de un personaje singular. Como él mismo describe, su locura comienza a los seis años cuando decide alistarse en el ejército. Al creer que su padre había sido fusilado en Madrid, coge su bicicleta y se presenta voluntario en el cuartel de la Legión de Astorga. El disparate llega a oídos de Franco y éste le regala un gorro cuartelero con la insignia de capitán general, que Alejandro no se quitaba ni para dormir y frente al cual todos los oficiales de Burgos se cuadraban. Vividor de profesión y consumidor de todo tipo de drogas, ha sido entrevistado en televisión bajo el aspecto de ser El último hippy. Gran viajero, ha conocido las principales cárceles del mundo, ha sido perseguido por la mafia y un largo y disparatado etcétera.



José Ignacio Vallejo-Nágera (1935-2008) es el tercer hijo varón del coronel y no eligió nada relacionado con la locura, era ingeniero del ICAI y hombre de negocios apodado por sus hermanos "el pequeño burgués". Y por último a avanzada edad tendrán a María Dolores Vallejo-Nágera, "Malola" (1943-2009) y Paloma Vallejo-Nágera (1948).

El legado continúa, Juan Antonio se casa con María Victoria Zóbel de Ayala y Montojo hermana del famoso pintor y de esta unión nacerán: Alejandra Vallejo-Nágera (1958) que está especialmente interesada en niños y jóvenes, es impulsora del teléfono del menor y ha trabajado para Unicef desarrollando programas educativos en países en vías de desarrollo. Siendo su abuelo quien era no parece muy oportuno titular un libro "hijos de padres separados" ¿no le parece? Íñigo Vallejo-Nágera (1960) que ha sido cineasta, criador de caballos y recientemente ha escrito un libro titulado "Santa locura" inspirado en las aventuras de su tío Alejandro. Y por último María Vallejo-Nágera, célebre antiabortista, escritora de los cuentos infantiles de "Lola Torbellino" y personaje habitual de youtube cuando narra la aparición mística que presenció en Medjugorje.



La descendencia de José Ignacio va a ser también muy mediática, con su primera mujer Sabine Déroulède directora de "Casa & jardín" tendrá a la popular cocinera Samantha Vallejo-Nágera Samantha de España (1970) y a Nicolás Vallejo-Nágera Colate (1972), famoso ex-marido de Paulina Rubio.
Alejandra Vallejo Nágera
Íñigo Vallejo Nágera

Samantha Vallejo Nágera

Nicolás Vallejo Nágera
Algún extraño gen, seguramente rojo no, sí que parece que se coló en esta familia de psiquiatras. No solo está bien situada sino que además está bien reconocida, ya que en Madrid existe un polémico paseo en el distrito de Arganzuela dedicado a tan ilustre doctor. ¿A cuál? Pues ahí radica el problema ya que en la placa reza "Dr. Vallejo-Nájera" y aunque supuestamente está dedicada a su hijo Juan Antonio, la "j" como ya comentamos antes solo se usó para el padre. Finalmente y tras sustraerse continuamente las placas ahora rezan con "g".

PERO DEJEMOS UNOS INSTANTES AL DOCTOR Y VOLVAMOS NUEVAMENTE A LA ANIMADVERSIÓN DE FRANCO HACIA LA CIUDAD UNIVERSITARIA.
La zona había sido destruida por la guerra y la larga pervivencia de los dos frentes. Franco ya en el poder decide subvertir el símbolo de la resistencia republicana en el homenaje a la victoria nacional y para ello, ideará en esta ubicación su proyecto de ciudad fascista culminado con un monumento a su victoria en forma de arco del triunfo. El arco, encargado a Modesto López Otero, tendrá que recordar los 858 días que duró la batalla de Madrid, y en particular los enfrentamientos de la Ciudad Universitaria. Ha de ir coronado por una Cuadriga de Minerva y presidido por una estatua ecuestre de Franco, la famosa obra de José Capúz que acabará instalada en Nuevos Ministerios y el PSOE hará desaparecer con nocturnidad y alevosía.

Todo vuelve a salirle fatal al caudillo ya que los abultados presupuestos dilatan mucho la construcción de la obra, lo que sumado a las modificaciones de los frisos y la recolocación de la escultura del dictador, que misteriosamente no ocupó su emplazamiento original, disgustarán tanto a Franco que el edificio se quedará incluso sin inaugurar. Sumando otro triunfo más a la cuenta de victorias de la Ciudad Universitaria contra el fascismo. Lo que poca gente conoce es que se puede acceder al interior del arco y en su parte superior podemos encontrar una sala de exposiciones.



Permita el lector una última vuelta a Antonio Vallejo-Nájera y a los brigadistas internacionales para concluir. El grueso de las investigaciones que el doctor llevará a cabo finalizada la guerra serán publicadas en la "Revista Española de Medicina y Cirugía" bajo el título de "Psiquismo del fanatismo Marxista" y se dividirán en 3 partes:

a) el estudio de los brigadistas
b) el análisis de la tipología marxista y su morbosidad criminógena
c) las características psiquiátricas de las mujeres combatientes.

El estudio se publica en "La locura y la Guerra: psicopatología de la Guerra Española" (1939) y está firmado además de por Vallejo-Nájera, por los médicos Enrique Conde Gargollo, Agustín del Río y el alférez jurídico y criminólogo Miguel Fernández Rivera. A pesar del poco interés que reflejan los datos recogidos por estos médicos, sus conclusiones e interpretaciones de los mismos sí son muy asombrosas. Respondiendo a la tarea ideológica encargada por el régimen exponen que los brigadistas son imbéciles sociales escasos de inteligencia o fanáticos que llegan al marxismo por causas biopsíquicas, pero también por causas ambientales como la irreligiosidad, la inmoralidad en las costumbres y la exposición a propaganda revolucionaria. Concluyendo que dada su inferioridad mental y deshumanización la única terapia posible era la reeducación religiosa y patriótica de los adultos y la separación del ambiente familiar nocivo para sus hijos.



Vallejo-Nájera quiso ensayar un programa de reeducación política con el fin de tratar de reutilizar a estos presos en las filas del ejército franquista, pero descartó enseguida ese propósito al considerar a los brigadistas como infra-humanos que ni siquiera respondían a un tratamiento rehabilitador. De esta manera, el trabajo de reeducación de estos prisioneros se limitó básicamente a obligarles a desfilar, entonar canciones franquistas y a un cursillo religioso de seis semanas que nadie superaba y que se repetía continuamente durante el periodo de cautiverio.

A pesar de las deficientes condiciones y la falta de salubridad, San Pedro no era de los peores campos de concentración de la España Franquista y el trato a los brigadistas en comparación a los presos españoles era mejor. Esto hizo que se supieran valiosos y comenzaran a organizarse y reclamar mejoras, por ello la moral de los carceleros fue decayendo a medida que la de los brigadistas se mantenía. Pero lo que más debió enfurecer a estos reeducadores es un suceso que tenía lugar varias veces al día: en la entrada de la fachada principal del campo había un estatua del Cid (Santiago matamoros reconvertido por la iglesia) con el brazo levantado esgrimiendo una espada. La espada desapareció un día y el Cid quedó sólo con el puño en alto y todos los días al pasar por allí, los brigadistas levantaban su puño correspondiendo a aquel guerrero que les recibía con el saludo revolucionario.




NOS RESULTÓ TAN ADMIRABLE ESTA ANÉCDOTA QUE
nuestra propuesta de proyecto consistió en dedicar los 9.000 € de presupuesto a la restauración del interior del Arco del triunfo de la Ciudad Universitaria, para que sea posible el uso de la sala de exposiciones que se halla en su interior. Por nuestra parte, decimos realizar una mínima intervención inspirada en toda esta historia. Consistía en cortar la mano derecha de la escultura de Minerva que corona el arco y exponerla dentro junto a toda la documentación y el material gráfico que acompaña esta investigación.

Como ya habrá adivinado, esta obra nunca llegó a realizarse por considerarla el jurado inviable. Lo cual no nos resultó en absoluto un problema, contábamos con ello. Es otro síntoma más del pacto de amnesia que supone en este país la mal llamada transición. En nuestro equipo de trabajo entendemos que el éxito del memorial pasa necesariamente por reactivar la memoria de los sucesos que éste recuerda y eso es lo que trata de desenterrar el texto que ahora mismo concluye.





Colectivo Daños Colaterales, 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario