29 de octubre de 2012

"¡No a la violencia, hijos de puta!"


Algunos españoles se están dando cuenta de que el policía no es el bueno de la película. En el País Vasco, sin ir más lejos, lo saben desde hace demasiado. Pero los españoles llevamos también demasiado tiempo bajo la lógica de la guerra contra el terror o, dicho a la española, de los demócratas contra los violentos. Esto explica en parte por qué mientras en Grecia vuelan los cócteles molotov, en España se grita "no a la violencia", de momento...

El estado (con minúsculas, como recomendaba Baudelaire) español, que se ha apoyado de una forma tan unilateral en la negación de la violencia, se encuentra ahora, entre la crisis y la tregua de ETA, con la contradicción de dicha negación o, dicho más sencillamente, con Schmitt, con la dificultad para encontrar un enemigo.
El estado está tratando de transformar a los que protestan en ese enemigo por medio de la violencia policial. Pero le está resultando difícil, contradictoriamente, porque los españoles han sido machaconamente educados en el "no a la violencia" y el "estas son nuestras armas" de las manos blancas, que no son tan blancas cuando uno tiene al estado detrás.

El estado está tratando de transformar a los que protestan en ese enemigo por medio de la violencia policial. 

Decir que la policía cumple órdenes es una perogrullada. Pero lo es menos decir, más concretamente, que esas órdenes incluyen identificar, repartir hostias y detener y hacerlo indiscriminada y desproporcionadamente, provocar y maltratar. Es decir: órdenes ilegales. También alguien da la orden de torturar o de asesinar o pone las condiciones para que se torture y se asesine o lo permite. El artículo de Pablo Iglesias Turrión, ¿El problema son los antidisturbios?, pone la mira en los que dan las órdenes y se ocultan detrás de la policía para después justificar una actuación policial que ellos mismos han ordenado. Aunque siguiendo esta lógica también habría que ir más allá del gobierno. Pero el artículo se limita a decir que “la policía está para cumplir órdenes” y que debe limitarse a ello.

Esto es tan unilateral como pensar que los policías van por libre, que ellos son los únicos responsables de su brutalidad. Iglesias reconoce el peligro de que la gente centre su atención en la policía y caiga en la provocación, pero para evitarlo cae en lo contrario: “a la policía no se le paga para que piense, sino para que obedezca”, la única responsabilidad es de los políticos. (Hay aquí un politicismo de fondo comprensible en alguien de políticas; un economista -de los que ahora abundan- tenderá a decir que los políticos sólo reciben órdenes...). Esta forma de pensar unilateral, abstracta, como señala Hegel, no puede pensar la contradicción ni, por tanto, el cambio: O los policías son una panda de psicópatas torturadores o se limitan a recibir órdenes; o son los “defensores del pueblo” o sus enterradores; agentes de la ley y el orden o delincuentes provocadores de disturbios; el enemigo a derribar o el amigo indispensable al que hay que atraer a nuestro lado, etc.

Pero la policía es todo eso al mismo tiempo. No es sólo que los policías que sólo obedecen órdenes puedan dejar de hacerlo: negar esto sería rechazar la posibilidad de la rebelión misma. Es que ya lo están haciendo obedeciendo órdenes ilegales, órdenes contradictorias, que van contra el propio ordenamiento, él mismo contradictorio. (Bajo esta doctrina se dictó la Ley de obediencia debida en Argentina -hoy abolida- para detener los juicios a los militares.) Los policías demócratas y los fascistas, que Iglesias trata de separar, quizás sean los mismos. Al policía al que no se le paga para que piense también se le paga para que piense: para que, conociendo la ley, discrimine, actúe proporcionadamente, etc. No se les paga para que piensen y “pierden su sueldo si no cumplen”, dice Iglesias. Pero si no piensan y sólo cumplen órdenes también pueden acabar perdiendo su trabajo siendo encarcelados (y luego indultados, o no...). Contradicciones, siempre contradicciones...

Los policías demócratas y los fascistas, que Iglesias trata de separar, quizás sean los mismos

No es sólo que la policía que hoy hay que resistir, evitando caer en su provocación, es la que mañana quizás haya que sobrepasar violentamente y en la que en otro momento habrá que apoyarse necesariamente. Sino que, quizás, sólo resistiéndola pacíficamente se la pueda sobrepasar violentamente, y quizás sólo violentamente se transformará en un apoyo indispensable.

Es importante no mantener ideas fijas, como “en todo tiempo y lugar la policía está para cumplir órdenes”, y ser capaces de contradecirse, porque la realidad es contradictoria. Hay que ser un poco más dialéctico, aunque ya no esté de moda en la izquierda, en vez de pretender ir zanjando temas con frases hechas típicas de cinéfilo como “a la policía no se le paga para que piense”. Pero es lo que tiene la “ciencia política”, tan dependiente de las definiciones que, por otro lado, es tan científica como pueden serlo las “ciencias de la información” o las “ciencias del deporte” (es el título de coña que le han puesto ahora al INEF en la Complutense...). El nombre de “filosofía política”, aunque sea igualmente esperpéntico, suena menos vanidoso. Si no se puede pensar la contradicción también en política, tampoco se puede pensar el cambio político y nos quedamos en una “ciencia política” de manual que sólo tiene una salida académica (cuando la tiene), pero que es tan científica como la real academia de la lengua, limitándose a repetir que “la soberanía es...”, “la hegemonía consiste en...”, “en ciencia política se denomina golpe de Estado a...”.

El objetivo actual del estado es meter miedo y provocar reacciones violentas. Le está costando por su particular insistencia en la negación de la violencia. Por eso está quedando tan mal en la foto: los que protestan apenas se enfrentan con la policía, no vuelan cócteles Molotov, etc. El estado sabe que los que todavía están en casa, porque la crisis aun no les ha tocado lo suficiente, que todavía se escandalizan si ven una papelera ardiendo, rechazarán a los que protestan en el momento en que se defiendan de la policía. El estado está apostando fuertemente a la provocación para producir esa división, pero lo está haciendo de una forma tan brutal que es bastante probable que le salga el tiro por la culata (ya le está saliendo, de hecho) si a la policía se le va la mano de verdad y empieza a haber muertos.

Alfredo Torrado / Colaboración

14 comentarios:

  1. Mi padre fué policia y la persona más honesta y honrada que he conocido, a la vez que pacífica. Me asquea que este tal Alfredo Torrado se acuerde de mi abuela tan libremente.

    ResponderEliminar
  2. Este texto no habla de su padre. Por otra parte, ¿era él antidisturbios?

    ResponderEliminar
  3. Cuando insultas a un colectivo, ya estás generando violencia. Los policias no se dividen en antidisturbios y no antidisturbios. Todos han estado alguna vez de antidisturbios.

    Me contaba mi padre que en paz descanse, que cuando los políticos de la Junta (PSOE) mandaron a dar de palos en Gerena con el asunto del vertedero, el pidió no ir y no vino. No es bueno generalizar, metiendo en el mismo saco a muchas personas honradas que intentan cumplir su trabajo lo mejor que pueden.

    La policia como casi todos los empleados públicos son víctimas de las decisiones de la asquerosa casta política de este pais.

    Un saludo...

    ResponderEliminar
  4. Todos han estado alguna vez de antidisturbios? jajajajaja usted no sabe ni de lo que habla

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, la Junta de Andalucía no puede decidir donde se dan palo, no tiene policía propia, de verdad, usted no sabe ni lo que dice.

    ResponderEliminar
  6. Los palos se mandan desde la Delegación de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucia.

    La Delegación del Gobierno en Andalucía es un órgano periférico de la Administración General del Estado que tiene su sede en la ciudad de Sevilla y que se encuentra adscrito orgánicamente al Ministerio de Política Territorial y Administración Pública.

    En cuanto a las funciones de los Delegados, desarrolladas por la Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado
    (LOFAGE) de 14 de abril de 19971, hay que destacar las siguientes:

    • Representar al Gobierno en las Comunidades Autónomas
    • Dirigir y supervisar todos los servicios de la Administración General del Estado y sus organismos públicos situados en dicho territorio.
    • Mantener las relaciones de coordinación y cooperación con la Administración Autonómica y con las Entidades Locales.
    • Proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades.
    • Garantizar la seguridad ciudadana a través de los Subdelegados del Gobierno y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuya jefatura ostenta.

    De tal manera, que el Delegado del Gobierno es el máximo exponente de la Administración General del Estado en Andalucía y uno de los principales interlocutores del Gobierno de Andalucía y de las Entidades Locales de la región, interrelacionándose bajo los principios de coordinación, lealtad institucional y cooperación.

    Por otro lado, La Policía autonómica de Andalucía, llamada oficialmente Unidad del Cuerpo Nacional de Policía adscrita a la Comunidad Autónoma de Andalucía, es una unidad de la Policía Nacional de España, dependiente orgánicamente del Ministerio del Interior de España, a través de la Dirección General de la Policía y, de manera funcional, de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía.

    PD: "Casi siempre la burla arguye pobreza de espíritu".
    Jean de la Bruyere


    ResponderEliminar
  7. Exactamente, desde la delegación del gobierno, que depende del gobierno central, y no de la junta de andalucía. En el caso actual: en Andalucía los antidisturbios los maneja el PP y no el PSOE

    ResponderEliminar
  8. Mire usted, a mi me la suda el PSOE y el PP, pero no me gustan las manipulaciones. Una pregunta: ¿Por qué entonces se pidió recientemente la dimisión de la "Delegada del Gobierno de Madrid" por la violencia policial contra los manifestantes en el Congreso?

    ¿Es que en Andalucia se pide explicaciones al gobierno central porque aquí gobierna el PSOE y en Madrid se pide explicaciones a la Delegada de Gobierno de Madrid porque gobierna el PP?

    Esta noticia está colgada en KAOS EN LA RED:


    Las personas concentradas ayer frente a la sede nacional del PP de la madrileña calle de Génova se toparon durante su marcha de protesta con la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, a la que ha acompañado a pie durante un trayecto de más de cincuenta metros al grito de ¡dimisión!
    Agencias

    La marcha contra los recortes aprobados por el Gobierno, que se concentró posteriormente frente a Ferraz, Sol y el Congreso de los Diputados, se ha topó de manera casual con Cifuentes en la zona de la Glorieta de Bilbao.

    Los participantes en el acto de protesta acompañaron a la delegada del Gobierno por la calle Manuela Malasaña durante un trayecto de más de cincuenta metros con gritos de dimisión y recriminaciones por las actuaciones policiales de estos días.

    Finalmente, Cifuentes se refugió en un restaurante etíope ubicado a la altura del Teatro Maravillas para evitar seguir siendo increpada. Tras esperar unos diez minutos a que la marcha de protesta siguiera su curso, la delegada del Gobierno abandonó el establecimiento y se dirigió a un portal cercano, que abrió con su propia llave.

    La marcha siguió su recorrido en dirección a la calle de Ferraz, donde fue duramente reprimida por la policía, pese a lo cual, miles de personas secundaron posteriormente las concentraciones en Sol y en las inmediaciones del congreso.

    La prensa burguesa, claro, ha utilizado el incidente para criminalizar a los manifestantes, olvidando, como siempre, las decenas de heridos que la policía ha vuelto a dejar a su paso, algo que, para esta prensa, no parece ser motivo de alarma ni supone ninguna conducta amenazante para la sociedad.


    Entonces ¿tiene que ver que eso con que en la actualidad ocupe el cargo de delegada del Gobierno de España en Madrid?

    ¿En Madrid si pero en Andalucia no?

    ResponderEliminar
  9. Pero que no te enteras, QUE LOS DELEGADOS DEL GOBIERNO QUE MANDAN LA POLICÍA LOS PONE EL GOBIERNO (como su nombre indica) y NO LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS.

    En fin...

    ResponderEliminar
  10. En fin serafin, que más corre un galgo que un mastín, y si el tramo es largo más corre el mastín que el galgo.

    Es mejor dejarlo aquí.

    ResponderEliminar
  11. Claro Kini como no llevas razon te vas con el rabo entre las piernas (no se si de mastin o galgo)

    ResponderEliminar
  12. El rabo entre las piernas lo tengo desde que nací, tampoco me voy a ningún sitio, sigo aquí, frente a mi PC, pero no me apetece seguir discutiendo o argumentando a quién sólo quiere ver una cara del prisma.

    Si he participado en este debate es porque soy hijo de un policia nacional que en gloria esté y no era ningún hijo de puta. Tampoco con el ánimo de que nadie se vaya con "el rabo entre las piernas", como dices.

    Creo que no merece la pena seguir dialogando contigo "Serafin", sobre todo trás comprobar que cada vez que alguién argumenta algo, le atacas desde la burla más estúpida. No voy a entrar en ese juego, tengo muchas cosas más interesantes que hacer. Eso sí, con rabo o sin rabo entre las piernas, yo siempre escribo dando la cara, no escondido trás un "serafin". Cuestión de pelotas.

    Háztelo ver!!

    Buenas tardes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que conste que al delegado del gobierno en Andalucía lo nombra el gobierno de Madrid.

      Eliminar
  13. A ver eso de que la policia esta solo para seguir ordenes y mas si son ilegales,como que no,discernir esa es la clave

    hay un capitulo de cuentame como paso una serie española
    asi que deberia ser el reflejo de la sociedad española,
    el antonio alcantara trabaja en el ministerio de agricultura y recibe ordenes de sus superiores de que cargue la policia contra los manifestantes,asi que el antonio mando a los matones a dar ostias.

    A que no sabes a quien despidieron al alcantara,
    el alcantara podia a ver declinado las ordenes de su superior,por que esta amparado con las leyes,no todo lo que dicen los superiores es lo que se deberia hacer

    podia a ver no mandado a los policias e ir a justicia o la diplomacia para resolver el asunto con sus superiores..

    asi que no solo la responsabilidad es de los superiores
    tambien es responsabildad de los de menor rango
    la resposabilidad de que se cumpla las leyes
    y ver si lo que le dicta sus superiores es de intereses personales o dentro de la legalidad..

    los de mayor rango era evidente que no cumplian con la legalidad,asi que cuando pidan despidos diran que los que de menor rango fueron ellos los que dictaron esa orden
    y al final despiden al de menor rango...

    ASI QUE DISCERNIR...

    no todo lo que digan los superiores debe ser lo que hay que hacer,

    un superior tiene mas resposabilidades,pero no es el que manda ,por que si no cumple lo legal esta cometiendo
    delito,esa es la supremacia de la democracia
    que nadie es mas que nadie,por mucho cargo


    ResponderEliminar