10 de junio de 2012

'La nueva izquierda andaluza'


Raúl Solís | Andalucía tiene una base electoral importante que actualmente no está representada en el Parlamento de Andalucía. El andalucismo, el ecologismo y la izquierda moderna están difuminadas en opciones políticas que por sí solas es improbable que obtengan representación parlamentaria. 
El pacto de Gobierno entre PSOE e IU, hasta ahora decepcionante, y el fallecimiento de facto del Partido Andalucista (PA) abren una perspectiva de futuro para un andalucismo moderno, ecologista y de izquierdas que sea una alternativa real al bipartidismo y conecte con el electorado de izquierdas que únicamente acude a las urnas para evitar que gobierne el PP.
Alexis Tsipras, líder de Syriza, puede convertirse en el próximo primer ministro griego.
Alexis Tsipras, líder de Syriza, puede convertirse
en el próximo primer ministro griego.
El último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) desprende una situación que late con fuerza en la calle: un amplio espectro social no se siente vinculado a los agotados modelos de partidos políticos. 42 de cada 100 andaluces se sienten lejanos de los actuales partidos políticos y su resultado es el alejamiento con sus representantes. IU sigue estando secuestrada por las estructuras obsoletas, fratricidas y dogmáticas del Partido Comunista y su única función es la de ser una opción refugio de la izquierda que se resiste a votar a la desconcertada, pusilánime y agotada socialdemocracia del PSOE. Sólo un 1,5 por ciento de andaluces dicen ser comunistas aunque son los comunistas los que controlan la coalición electoral IU y los que han capitalizado el descontento socialista.
Por un lado, EQUO, con un raquítico 0,5 por ciento en las últimas elecciones andaluzas, no ha sido capaz de transformar en votos el 4,5 por ciento de andaluces que aseguran ser ecologistas; por otro, el PA, preso de su ambigüedad histórica, de sus pactos con el PP, de su cainismo y con la dimisión y baja del partido de su exsecretaria general Pilar González -que intentó resituar al andalucismo en la izquierda y el ecologismo- naufraga a la deriva y más tarde o temprano tendrá que ser enterrado.
Con el cierre de la marca PA, el andalucismo no muere. Las ideologías no mueren con el fallecimiento de un partido político. 15 de cada 100 sondeados por el CIS afirman ser “más andaluces que españoles” y un 2,7 por ciento se sienten únicamente andaluces. Fluctúan en el espectro de la izquierda, por lo que una opción andalucista que coquetea con la derecha, como el PA, está condenada a la desaparición.
No obstante, se equivocaría quien pensara que en Andalucía podrá tener algún éxito electoral una formación política independentista: sólo un 0,5 por ciento de andaluces se define como nacionalista andaluz independentista. Sin embargo, 5 de cada 10 defienden el actual Estado de las Autonomías e incluso un 8,5 por ciento está a favor de profundizar más en el modelo autonómico que con la crisis está siendo cuestionado por el PP y la derecha extrema y centralista de Rosa Díez.
El CIS refleja que en Andalucía hay una importante base electoral: de corte federalista, ecologista, andalucista, de la izquierda ni comunista ni socialdemócrata, sin miedo a gobernar, que defienda un modelo alternativo al mantra del crecimiento ilimitado, reivindique los intereses, necesidades y singularidades de Andalucía, conecte con una ciudadanía huérfana de referentes políticos, hable el lenguaje de la calle y apueste por un sistema productivo que produzca inteligencia y no únicamente albañiles y camareros.
Una izquierda que plante cara al pensamiento único de la austeridad y sepa administrar la pluralidad. La convergencia del ecologismo, el andalucismo y la izquierda moderna uniría las sensibilidades políticas actualmente sin escaños en el Parlamento andaluz. No por falta de electorado sino por falta de un vehículo electoral que sepa incorporar las nuevas demandas que provienen de la indignación. Esta convergencia, que en Andalucía aún no ha fructificado, es una tendencia en Europa y en el Estado español, donde existen formaciones nacidas de la convergencia con más representación que IU.
En la Comunidad Valenciana, Compromís tiene más escaños que IU, 1 diputado en el Congreso de los Diputados y la oposición que más teme el PP valenciano; en Baleares, PSM-Entesa-Verds también supera a IU; en Cataluña, Iniciativa per Cataluña Verds tiene 3 diputados en Madrid; en Galicia, las encuestas dan a los ecogalleguistas de Compromiso por Galicia los mismos escaños que al enconado BNG; en Aragón, Chunta Aragonesista es la izquierda mayoritaria aragonesa, por encima de IU, y en Canarias, Nueva Canarias ha irrumpido en el Parlamento canario con tres escaños. En la mayoría de estas coaliciones participa EQUO.
Mónica Oltra, líder de Compromís, celebrando el escaño obtenido en Madrid por la nueva izquierda valenciana.
Mónica Oltra, líder de Compromís, celebrando el escaño obtenido en Madrid por la nueva izquierda valenciana.

Syriza está marcando el paso de la nueva izquierda convergente que vendrá. Grecia, por ser el territorio más castigado por las recetas de la austeridad, defendidas con el mismo fervor por la derecha y la socialdemocracia, demuestra que la convergencia de la pluralidad de la izquierda se puede convertir en un faro de esperanza para la mayoría social que sufre la ideología de la minoría del poder económico. Si Syriza logra ganar las elecciones griegas, será la oportunidad para demostrar que existe un tercer espacio de izquierdas tan lejos de la pusilanimidad de la socialdemocracia como del miedo a gobernar y dogmatismo de los partidos comunistas.


La nueva izquierda griega representa a la izquierda huérfana andaluza que más pronto que tarde deberá fraguar en una estructura política y electoral. No es más que un nuevo paradigma político que no vincule el progreso a construir urbanizaciones u hoteles a pie de playa, que diseñe un modelo productivo cimentado sobre la economía verde, para edificar una economía competente en lugar de competitiva; que haga sostenible el Estado del Bienestar, que sea el altavoz de los movimientos sociales, abogue por la plena igualdad entre hombres y mujeres y ponga límites legales al casino financiero que ha puesto en jaque la soberanía y dignidad de los pueblos europeos.
10/06/2012 · Raúl Solís · Paralelo36

8 comentarios:

  1. Mi querido Raul, ains..., estás preparando el terreno..., te adoro pero no estoy de acuerdo, IU está viva y muy viva y representa perfectamente eso que te gusta tanto de la izquierda ética, el ecologísmo (desde hace mucho, mucho, mucho tiempo) y por supuesto el pluralismo de las identidades de cada territorio. Por cierto, el pacto de Gobierno, mi querídismo amigo no ha dado tiempo a decepcionar a nadie. Pilar Limón

    ResponderEliminar
  2. El pacto de gobierno ha decepcionado ya a bastantes andaluces, entre ellos a muchos afectados por los recortes aprobados por la Junta, educación y sanidad incluida tijeretazos a los sueldos.

    ResponderEliminar
  3. Con un altavoz de cartulina blanca y lunares rojos, sobre una caja de madera, grito:

    "La política de partidos es un teatro al que la sociedad no está invitada"

    tra tra tra

    "La política de partidos hace a lxs ciudadanxs espectadoras"

    tra tra tra

    "La política es la acción directa de las personas sobre su entorno para ser dueñas de su vida, si necesidad de ser representadas y sin banderas"

    tra tra tra

    "La política se hace todos los días, se base en la acción para solucionar los problemas realmente existentes en una comunidad y no es algo que se pueda delegar en terceras personas"

    tra tra tra

    Bajo mi megáfono de cartulina y me marcho a otra parte.

    ¡Por el fin de la separación!
    ¡Por una unión poéticopolítica de todas las facetas de la vida!

    Todos somos encantadores
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Este chaval, además de amigo íntimo de Pilar González, es un despechado. Mientras su amiga lideraba el PA este hombre defendía las siglas a muerte. Ahora que su amiga ha fracasado trata de hundir las siglas. Me encanta que el andalucismo lo defienda un extremeño y de esta forma. Con tus palabras demuestras el odio que tienes y lo mala personas que eres.

    ResponderEliminar
  5. Pilar no ha fracasado, ha sido coherente, ante la pretendida indefinición derechista del cortijero PA se ha largado, como otros muchos.

    ResponderEliminar
  6. Pilar ha fracasado pongas como te pongas. Si llega a triunfar hubiera sido ella pero como no ha sido así es el partido quien fracasa. Venga ya hombre. Pilar ha fracasado porque no ha sabido crear una partido fuerte en los cuatro años, rodeándose sólo de sus amigitos y así le ha ido. Pataleta de niña chica, como no he ganado me voy. Por cierto primavera andaluza es el grupito de amigos de Pilar que han llevado al PA a la situación actual. Incompetentes.

    ResponderEliminar
  7. O sea, que Syriza de puta madre, y su referencia en España y compañero en el Partido de Izquierda Europea, que se presenta con un programa calcado al de Syriza, aunque un poquito mas de izquierdas, IU, son el diablo. A ver si nos aclaramos. Al menos los verdes europeos lo tiene claro y ya han declarado que syriza es demasiado antineoliberal para ellos.

    ResponderEliminar
  8. En la ponencia de "Primavera Ya veremos que pasa" mucho hablar contra la derecha, mucho decir que son de izquierdas, poco hablar de socialismo y un tufo proeuropeo nacionalista andaluz (me vendo por cuatro perras) que asusta. En fin , otro cuento u otra marca blanca, Equo no funcionó a ver si asi sumamos y evitamos que suba IU

    ResponderEliminar