9 de mayo de 2012

'La portada de La Razón y la propaganda'

Me niego a juzgar a todo un periódico, y a toda su redacción, de forma generalizada. No suelo leer  La Razón de forma diaria, pero seguro que en este periódico trabajan compañeros que intentan hacer su trabajo de la forma más profesional posible. Cuando los periodistas informan sobre verdades, verdades incómodas, los periodistas molestan a los poderes. Pero también molestan, a sus propios compañeros, cuando algunos periodistas se empeñan en denigrar y desprestigiar esta profesión, pegándole cuatro patadas al Periodismo. 

La portada de hoy que parece idea de su director, Francisco Marhuenda, es todo un ejemplo de propaganda, no de información periodística. (El cuerpo de la información va en consonacia con la portada). Por estos motivos esta información y la portada, es pura propaganda.

En su libro Técnicas de persuasión, de la propaganda al lavado de cerebro, J.A.C Brown señala "algunas de las técnicas más concretas empleada en la propaganda"; se notará que la mayor parte de ellas siguen caminos muy trillados y comunes para la mente humana. (Por ejemplo, la gente quiere creer que los problema son sencillos)".

1. El ejemplo de estereotipos: Es una tendencia el tipificar a la gente; (...) Por eso la imagen del negro, del judío, del capitalista, del líder sindical o del comunista, así como las reacciones de los miembros de esos grupos, no se explican en términos de ellos mismos en cuanto individuos, si no en términos de sus estereotipo.

- El PP lo lleva haciendo en España varios meses, siempre adelantándose o coincidiendo con los recortes. Recordad a Esperanza Aguirre, desprestigiando a los docentes con aquel "la mayoría de los madrileño trabaja más de 20 horas". Ayer La razón se adelantó a los movilizaciones de la comunidad educativa. En esta ocasión, toca poner cara a los "agitadores" estudiantiles, y presentarlos a todos como unos malos estudiantes, que abusan del sistema público y que se dedican a agitar.

No es de extrañar que ante la huelga convocada por los sindicatos, incluido ANPE, sindicato cercano al PP, para el próximo 22 de mayo, se comiencen a lanzar mensjes similares que, además, serán falsos. 

2. La substitución de nombres: El propagandista trata frecuentemente de influir a su auditorio substituyendo los términos neutrales que le sirven para sus fines por otros, que se ajustan mejor a sus fines.

"Cabecillas" o "líderes sindicales" (los estudiantes no tienen sindicatos, sí asociaciones, asambleas...) en vez de llamarlos representantes estudiantiles o miembros del movimiento estudiantil. También ayer, en la portada de La Razón, se destacaban a cinco personas que "agitan" y que son "malos estudiantes".

3. Selección. "El propagandista selecciona de una masa de hechos complejos los que se ajustan mejor a sus fines". En esta ocasión, en vez de explicar el funcionamiento del movimiento estudiantil, su complejidad y su funcionamiento asambleario, prefiere explicar las movilizaciones como fruto del trabajo o convocatorio de ciertas organizaciones. Eso sí, todas ellas cercanas "al PSOE o a la izquierda". Precisamente los escogidos, son "malos estudiantes". A pesar de que leo en la portada que uno de ellos ya es licenciado. Se le reprocha ser demasiado mayor, con 27 años, para andarse con manifestaciones estudiantiles. 

Una regla básica para elaborar una información es la de contrastar la información publicada, ademásde de poner la versión de la persona implicada, en este caso los estudiantes. En la noticia no aparece ni una sola vez una declaración de los protagonistas dando sus versión. Los periodistas que la elaboran se han limitado a escirbir lo que aparece en perfiles de redes sociales de los "agitadores".

4. Mentira descarada. Se lleva haciendo meses con los líderes sindicales (el famoso reloj Rolex de Cándido Méndez, líder de UGT es un buen ejemplo). En este caso de los estudiantes aparecidos en La razón, la finalidad es  desacreditar a los `representantes estudiantiles´ y de paso a todo el movimiento estudiantil.

Ahora serán los protagonistas de la información los que tendrán que desmentirlo o confirmarlo, si quieren. Porque a mi, personalmente, la vida o expediente de estas personas me de igual. También tendrán que decidir si ponen un denuncia  o no, entre otras, por la intromisión ilegítima en su intimidad. 

5. Repetición.  Si se repite suficientemente una declración ésta llegará con el tiempo a ser aceptada por el público.

Tras La Razón, medios como Intereconomía, dedicarán largos espacios a este tema y se irá repitiendo conforme vayan produciéndose las movilizaciones.

6. El propagandista muy rara vez argumenta, si no que prefiere hacer audaces afirmaciones a favor de su tesis.

Tras recibir las primeras críticas, que apuntan hacia una posible vulneración de derechos de los estudiantes, el director de La Razón escribía esto en su twitter:
Vale, usted ha sido profesor, pero ¿me argumenta, por favor? Al menos podríamos plantearnos pequeñas e insignificantes cuestiones, como que el expediente académico de una persona es privado, protegido por la Ley Orgánica de Protección de Datos. O que la información no goza de interés público.

Al menos dudar, hacerse preguntas, que no pasa nada por hacerlo. 

7. Señalar al enemigo. Resulta siempre útil laznar un mensaje no sólo a favor de algo, sino también en contra de agún enemidgo real o imaginario que supuestamente frustra los deseos de su auditorio. En este caso lectores. Ya lo hacían los nazis contra los judío. Franco contra los rojos. 

Y ahora toca ir contra los estudiantes que se movilizan, que son todos unos vagos. Que además, cuestan muchísimo a las arcas públicas. Precisamente el día que 8.000 millones de dinero público se va para Bankia.

8. La alusión a la autoridad. En la portada, justo arriba de los estudiantes agitadores, nos recuerdan esa palabra tran temida I-N-T-E-R-V-E-N-C-I-Ó-N.

La derecha tiene muy bien diseñada la estrategia. Va siendo hora de desmontarla.

Y por último, ¿veremos a Marhuenda dirigiendo los informativos de TVE?


09/05/2012 · Francisco Artacho @Artatxo · El Becario en Bici

1 comentario:

  1. Anónimo9/5/12 22:14

    Para Bankia se han ido 7.000 millones de euros, Zapatero dió 150.000 millones de euros a la banca. Esto es lo que desmonta todos los argumentos de esos que se dicen socialistas y de izquierdas.

    Hasta luego lucas.

    ResponderEliminar