20 de marzo de 2012

LA CASA DEL PUMAREJO AMENAZADA DE DESALOJO COMO NUNCA

El Ayuntamiento presiona a sus vecinas para que se marchen. 

Gran inquietud entre el vecindario por la intención que, cada vez menos veladamente, parece esconderse tras las obras que está realizando Urbanismo en la casa: deshacerse de sus residentes, comerciantes y rica vida social para acabar con la “anomalía Pumarejo”. Los de Urbanismo están actuando como los “asustaviejas” que nos mandaba el antiguo propietario hace años, decía una de las ancianas... Otra, harta ya, se marchó el pasado día 15. 





Las que iban a ser unas obras menores para mejorar la habitabilidad de esta señera casa-palacio, mientras llega su prometida rehabilitación integral, podrían terminar siendo la “palanqueta” que desaloje a sus habitantes; a quienes le dan vida y cuidados. Porque la Gerencia de Urbanismo está usando “la seguridad” como excusa para insistirles a las vecinas en que se marchen “provisionalmente” y para clausurar muchas de sus dependencias.


La Gerencia de Urbanismo está usando “la seguridad” como excusa para insistirles a las vecinas en que se marchen “provisionalmente”

Pero en Sevilla sabemos bien qué puede llegar a significar la palabra ”provisionalmente”... Y aún más con la situación de las arcas municipales y las prioridades de actuación del Ayuntamiento, que parece irán para largo. Y todavía más tratándose de personas tan mayores: saben que, si se marchan, no volverán a su casa. Además, ¿por qué esa invocada "búsqueda de la seguridad”, y también el respecto al patrimonio, no sirven, por el contrario, para que el gobierno municipal provea urgentemente los fondos que necesita la rehabilitación integral del edificio, para la que se dispone ya del proyecto técnico redactado hace tres años?

Como recoge nuestro refranero, y bien sabe también el Ayuntamiento, casa cerrada, casa arruinada. Una situación que a los gobernantes les facilitaría mucho hacer a su voluntad en la Casa del Pumarejo. Una casa que desde éste nunca ha sido considerada en sus altos valores patrimoniales y sociales sino como problema e incordio; una casa que sería ya sólo un “contenedor”, adaptable y manejable.

El pasado día 15 se marchó Juanita, de ochenta y cuatro años, con su hijo de cuarenta y tres años ciego y autista. Ha sido una salida triste y solitaria. Ella con su hijo y dos familiares recorriendo los pasillos para despedirse de las vecinas.

No se ha ido por voluntad propia. Se ha ido porque ya no podía esperar más ese ascensor que lleva años escuchando prometer. Se ha ido después de expulsar a los albañiles de su vivienda al comprobar que sólo iban a molestar. Se ha ido después de manifestar el profundo desagrado que le produjo el "trabajo social" del personal de Urbanismo... Se ha ido porque ni le arreglan su vivienda, ni la dejan vivir en otra vivienda dentro de la propia casa, ni le ofrecen una vivienda cerca de la que ha sido su morada desde hace más de sesenta años.

Ante esta situación, desde la Asociación Casa del Pumarejo, que aglutina al vecindario de la casa, es decir a las vecinas residentes, comerciantes y colectivos que le dan vida y la defienden:

1.- MANIFESTAMOS nuestra defensa firme de todos los valores, tanto arquitectónicos como históricos y etnológicos, que hicieron posible que esta casa-palacio fuese declarada Monumento por la Consejería de Cultura en el año 2003.

En las Instrucciones Particulares de dicha declaración se resalta fundamentalmente la convivencia de diferentes usos (residenciales, comerciales, asociativos, culturales, artesanales …) dentro de la Casa, como referente de su valor etnológico y de su riqueza patrimonial.

2.- EXIGIMOS que desde la administración se empleen los recursos necesarios para garantizar la pronta rehabilitación integral de la casa, garantizando la pervivencia de toda su riqueza patrimonial, protegida por la normativa, en coordinación con las familias residentes y los actuales adjudicatarios de los diferentes locales y espacios de la planta baja.

Una rehabilitación integral que TEMEMOS se retrase indefinidamente por falta de voluntad política; y que no llegue a realizarse respetando íntegramente los valores y usos defendidos en las instrucciones particulares de la declaración de Monumento.

3.- Concretamente ante la obras que actualmente está realizando en la casa la Gerencia de Urbanismo, le RECORDAMOS Y EXIGIMOS al Ayuntamiento y a la Consejería de Cultura que:

- Cualquier actuación que se realice debe ajustarse a la normativa vigente en cuanto a las intervenciones posibles en este Monumento, en respeto escrupuloso de sus Instrucciones Particulares, lo que requiere que ambos organismos trabajen coordinadamente.

- El respeto al uso residencial debe ser clave en cualquier intervención, potenciando la mejora de la habitabilidad de las viviendas de las actuales familias residentes en el caso de que dichas familias expresen su deseo de permanecer en la casa. En caso de realojos provisionales consensuados claramente con las familias que así lo deseen, durante el tiempo necesario para la ejecución de alguna fase de la rehabilitación, se debe garantizar la cercanía al barrio y la garantía jurídica total del retorno una vez ésta haya finalizado.

- El uso residencial de la primera planta y la entreplanta es intocable por la declaración patrimonial del edificio. Se debe proteger y fomentar.

- Exigimos que la partida presupuestaria prevista para la siguiente fase de intervención en la Casa se ajuste a lo previsto y aprobado en el proyecto redactado y que dicha ejecución sea realizada en coordinación y consenso con el vecindario de la casa.

4.- Y es por ello que ANUNCIAMOS que continuaremos con más fuerza que nunca la dinámica social iniciada hace 12 años, mediante la cual potenciamos la revitalización y la recuperación de la Casa, implementando la campaña “Lo Hacemos Nosotras”, para intentar con nuestros propios medios y redes sociales y profesionales (aunque sin dejar de exigir la implicación de la administración, a nivel municipal y autonómico) avanzar en la rehabilitación del inmueble, garantizando la seguridad y la pervivencia de sus diferentes usos y haciendo cumplir en la medida de nuestras posibilidades las Instrucciones Particulares que según la Declaración de Monumento deben aplicarse y potenciarse en la Casa y que son, precísamente, por las que vecinalmente apostamos.

Un espacio (vivienda o local) clausurado se convierte pronto en un espacio deteriorado. Por tanto, exigimos la ¡rehabilitación integral ya! y recordamos que, mientras tanto, desde nuestra campaña vecinal seguiremos planteando intervenciones técnicas viables que, garantizando la seguridad, posibiliten el uso de los diferentes espacios de la Casa.

Y así de claramente se lo expresaremos al alcalde en cuanto consigamos mantener la reunión que ya le hemos solicitado en tres ocasiones mediante escrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario