28 de diciembre de 2011

Receta de Año Nuevo

"Para que tengas un bellísimo Año Nuevo...
Año Nuevo sin comparación como todo el tiempo ya vivido
(apenas vivido o quizás sin sentido)
para que ganes un año
no sólo pintado de nuevo, hecho a prisas,
pero nuevo en las semillas de lo que venga a ser,
nuevo incluso en el corazón de las cosas más pequeñas
(a comenzar por su interior)
nuevo espontáneo, que de tan perfecto ni se nota,
pero con él se come, se pasea,
se ama, se comprende, se trabaja,
No necesitas tomar cavas o cualquier otra copa,
no necesitas expedir ni recibir mensajes
(¿planta recibe mensajes? ¿pasa telegramas?).
No necesitas hacer lista de buenas intenciones
para archivarlas en el cajón.
No necesitas llorar de arrepentimiento
por las tonterías que hiciste
ni en vano creer
que por decreto de la esperanza
a partir de enero las cosas cambien
y sea todo claridad, recompensa,
justicia entre los hombres y las naciones,
libertad con olor y gusto de pan matinal,
derechos respetados, comenzando
por el derecho augusto de vivir.
Para que tengas un año nuevo
que merezca este nombre,
tienes que merecerlo,
tienes que hacerlo de nuevo, aunque no sea fácil,
pero intente, experimente...
Ten conciencia de que:
Es dentro de ti que el Año Nuevo
dormita y espera desde siempre"

Carlos Drummond de Andrade
Traducción del portugués Aline Reis

No hay comentarios:

Publicar un comentario