18 de julio de 2013

Wikileaks o el Prometeo de humo

NOTA: Texto publicado originalmente en diciembre de 2010. Lo difundimos ahora con motivo de la película sobre la vida de Assange.

En otros tiempos sólo se conspiraba contra el orden establecido. Hoy en día, un nuevo oficio en auge es conspirar a su favor. Bajo la dominación espectacular se conspira para mantenerla y para asegurar lo que sólo ella misma puede llamar su buena marcha. Esa conspiración forma parte de su propio funcionamiento.
Guy Debord, Comentarios sobre la sociedad del espectáculo.

Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas.
Sun Tzu, El Arte de la Guerra.


Wikileaks o el Prometeo de humo
Wikileaks es un proyecto de The SunShine Press (1) - literalmente La Prensa del Brillo del Sol -. Desde su nacimiento en 2006 Wikileaks se ha presentado al mundo como una organización sin ánimo de lucro e independiente, formada por un conspicuo grupo de activistas, adalides de un nuevo modelo de periodismo que, a través de la revelación de filtraciones, pretende conseguir una sociedad más transparente, menos corrupta y más democrática.

Sin embargo por mucho que brille este Sol, la propia Wikileaks es una de las organizaciones más oscuras de nuestro tiempo, algo que se alimenta desde su propio seno, como veremos más adelante.


La Ideología de Wikileaks
"El gran presidente estadounidense Thomas Jefferson dijo una vez que el precio de la libertad es la eterna vigilancia. Creemos que los medios de comunicación periodísticos juegan un papel clave en esta vigilancia"(2).

Wikileaks es un proyecto profundamente moralista cuyo objetivo es la prometeica labor de llevar la verdad - la luz - a una humanidad que vive en tinieblas, "llevar la verdad sin tapujos a la opinión pública". Ellos roban el fuego a los dioses - estados, corporaciones, crimen organizado... -, gracias a su avanzada tecnología, "tecnologías de alto nivel de seguridad" y así ser garantes de nuestra libertad. La espada de Damócles que pende sobre los cleptócratas...

Este deseo de poder y hegemonía no es ocultado en ningún momento, el propio lenguaje mesiánico y carente de autocrítica lo desvela. En su Web, Wikileaks habla la lengua del poder, con igual papagallismo e inconsistencia que un telepredicador o un rostro del telemarketing, nos asegura la infalibilidad de su producto, el jugoso negocio de las filtraciones: "Wikileaks es incensurable"(3) que es como decir somos el mejor de los mensajeros, confíen únicamente en nosotros.

Wikileaks quiere la totalidad, hay una dimensión profundamente autoritaria en su seno... ser el ojo que todo lo ve para facilitar la "eterna vigilancia" que complete el proyecto de libertad de los padres fundadores de los Estados Unidos de América.


El Nuevo Periodismo
Por otro lado desde su nacimiento viene recordándonos a todos que es la organización abanderada del nuevo periodismo:


"En los años previos a la fundación de Wikileaks, se observó que los medios de comunicación del mundo editorial eran cada vez menos independientes y menos dispuestos a hacer las preguntas difíciles al gobierno, corporaciones y otras instituciones. Creíamos que esto tenía que cambiar".
"los medios de información están haciendo tan mal trabajo que un pequeño grupo de activistas ha hecho más que todos ellos juntos (4)".
"el convencional periodismo de investigación hoy en día está bastante enfermo (5)"


¿Pero en qué consiste ese nuevo periodismo?


Para Wikileaks la verdad es una posesión del poder, todo su "nuevo periodismo" que supera exponencialmente al antiguo periodismo de investigación se basa en la filtración. Es la exaltación de la verdad del secreto de Estado. El mundo transparente de Wikileaks no es otra cosa que el mundo tal y como lo ve el poder, un mapa dibujado punto por punto por las manos que conspiran - contra nosotros según Wikileaks -. Es una simplificación brutal de la existencia y conlleva peligrosas aceptaciones: toda verdad proviene de los poderosos, la verdad es una y es la que los poderosos nos ocultan, no hay más voz que la de los poderosos.


El nuevo periodismo de Wikileaks es la muerte del periodismo, en realidad no es un medio de información, es únicamente un canal a través del que conocemos todos los secretos del mundo, sin filtros. Sólo existe el mensaje - y el mensaje viene de la fuente más fiable, el enemigo que la propia Wikileaks dice combatir -. El periodista ya no es necesario y por tanto ha de ser eliminado, en aras de la transparencia no hay lugar para la opinión, ni para la duda, todo queda demostrado por los documentos. El nuevo Sol de Wikileaks brilla con tanta luz que oculta todas los demás medios. Su objetividad se la dan sus fuentes y es la objetividad llevada a su esencia más pura. Wikileaks es legitimado por la información producida por quienes supuestamente deslegitima. Y en su anonimato no tiene más autoridad que las filtraciones, es decir, la legitimación de Wikileaks proviene de la legitimación del poder. ¿Si el poder no es legítimo que legitimidad le correspondería a quienes difunden el mensaje de una fuente ilegítima?


Wikileaks es el interminable monólogo del poder legitimándose a sí mismo. Es el discurso autorreferencial del poder, hablando sólo de él y para él, un poder que únicamente desea escucharse a sí mismo y ahora difunde hasta sus secretos.


En un momento en el que la sociedad del espectáculo ha perdido el amor de sus ciudadanos. Prueba de ello es la enorme simpatía que Wikileaks han despertado entre las masas de telespectadores e Internautas sedientos de venganza, que siguen en directo - y desde sus casas - el ajuste de cuentas del proyecto de The SunShine Press contra los malvados que nos gobiernan. Una justicia espectacuralizada se construye - cuyo rápido consumo difícilmente tendrá consecuencias -, pero que viene a calmar las ansias de una población cada vez más pesimista. Un producto de éxito que promete cambiar el mundo de base desde los nuevos púlpitos del mundo espectacular, y que no va a tener más consecuencias que algunos cambios de nombres en las filas del poder, el consumo de productos afines a Wikileaks y el haber trasladado la lógica de Hollywood a la hiperrealidad de los medios de comunicación - otra vez -.



Una conspiración antidemocrática
Wikileaks, que promete hacer transparente al mundo, se ha planteado como una plataforma que hace la guerra a las conspiraciones. Sin embargo el proyecto sólo tiene sentido dentro de la esfera conspirativa y su existencia es una negación de la transparencia.


Si Wikileaks es útil, lo es en función de revelar secretos y de que estos secretos sean importantes. La fuerza del proyecto reside en su capacidad para penetrar en la maraña de hilos que mueven el mundo. El poder está en las conspiraciones: gubernamentales, corporativas o criminales - este es el mensaje profundo de Wikileaks -, y The SunShine Press, a través de una red mundial de colaboradores anónimos, se plantea desenredar la madeja. Por nuestro bien. Al hacer esto no se cuestionan las estructuras del poder, todo lo contrario, se las legitima, al considerarlas las mayores y mejores fuentes de información. Y al reproducir en el propio seno de Wikileaks la estructura secreta y antidemocrática de sus enemigos.


Desde su página Web, Wikileaks(6) se define como un ente contrario a los sistemas de inteligencia y en la línea de fuego de éstos. Llegando a dedicar varios párrafos a desmentir su pertenencia a cualquier agencia gubernamental o corporativa. Para Wikileaks es fundamental distanciarse del resto de competidores. Su principal argumento para eliminar toda sospecha de complicidad - con sus proveedores - es remitirnos a la "evidencia". Para Wikileaks el rasgo principal de la inteligencia es la acumulación de información, mientras que ellos se dedican a la difusión. Pero... ¿Qué criterio se sigue para la difusión? ¿Cómo podemos tener la certeza el común de los mortales de que se difunde todo? ¿Quién supervisa la difusión? El secretismo inmanente a Wikileaks nos priva de cualquier respuesta a estas cuestiones. Debemos tener Fe.


Por otra parte Wikileaks comparte con sus rivales muchas características, el secretismo interno, la presumible posesión de una red global de informantes anónimos - que además se desconocen entre sí -, y la persecución de objetivos políticos. Los de Wikileaks: La idea de una prensa libre - y secreta - que mejore la transparencia de la sociedad .


Wikileaks nos lo da todo gratis, a cambio únicamente de Fe Ciega en la honestidad de sus fines y la veracidad de sus contenidos - los cuales insistimos son producidos por sus enemigos -. Es decir, una organización anónima, cuya cabeza visible es un fantasma perseguido por la Interpol, espera que confiemos en ella sin dudar y en nombre de la transparencia y la libertad de prensa. Cuando toda la información que tenemos de la propia Wikileaks procede de sí misma, siendo un organismo fuertemente centralizado en la figura de Julian Assange y que reproduce internamente la estructura vertical de gobiernos, corporaciones y organizaciones criminales. Un colaborador de base y anónimo de Wikileaks no sabe absolutamente nada de la estructura del ente, sin embargo Assange parece ostentar un poder absoluto.


Es curioso que un modelo explícitamente conspirativo y antidemocrático; que hace apología de los secretos de estado y de las agencias de información, construido de forma completamente vertical, de tal modo que la base de la pirámide - de dónde vienen las filtraciones que dan credibilidad a Wikileaks - no saben nada de lo que se cuece por arriba; se presente ante los espectadores mundiales como el baluarte de la prensa libre y la transparencia en la sociedad (7).


Wikileaks es lo que combate. Reproduce la estructura del poder y en última instancia lo legitima.



Julian Assange, un relato necesario

La figura de Julian Assange ha cautivado a los medios de comunicación del espectáculo, lo que equivale a decir que ha cautivado al mundo entero. Assange se presenta ante el público como un héroe redentor, un hacker dotado de una inteligencia sensacional capaz de poner en jaque a todos los déspotas del orbe. Y el público le ha respondido con incondicional amor. Por más que se le persiga y su vida corra peligro, ya posee el cariño del que toda estrella mediática goza. Su vida y Wikileaks son ya una y la misma película - se rodará -.


Julian Assange es el prototipo del gran libertador del siglo XXI como Osama Bin Laden lo es del terror absoluto. Es interesante ver que ambos relatos son complementarios - comparten incluso enemigo - y que mientras el segundo reforzó las conspiraciones gubernamentales, Assange viene a liberarnos de este mal que el 11S vino a alimentar. En realidad son dos caras de la misma moneda, un sistema que necesita de figuras espectaculares para regular sus propios excesos.


Sin Bin Laden la historia de Assange no tendría sentido y es revelador que ambos sean personas escurridizas.



Wikileaks o el Prometeo de humo
Con Wikileaks ha llegado Prometeo a la Sociedad del Espectáculo. Una estrella cuya luz terminará con todas las sombras de este mundo, para sacarnos de la caverna y situarnos ante la verdad, que a partir de ahora será única y universal.

Tenemos que entender, siguiendo la lógica de este mito, que una vez desvelados todos los secretos habrá de ser revelado el último; las entrañas de la máquina Wikileaks para regocijo de una humanidad que a partir de ese momento vivirá en el imperio de la verdad.


En realidad el secreto es ya conocido - esto es lo divertido -, y todo el mundo intuye más o menos en que consiste: La creación de una élite conspiratoria profesional situada por encima de la sociedad y las fuerzas que la gobiernan - también conspiratorias -, constituida en un poder sin uniformes, sin títulos y sin derechos oficiales, cuyo tremendo poder se basa precisamente en presentarse bajo ninguna de las apariencias del poder.


Wikileaks es en definitiva un Prometeo que únicamente puede ofrecernos humo, pues lo que nos cuenta, bajo la apariencia de importantes desvelamientos, no son más que los secretos a voces del mundo espectacular en que vivimos. Se trata de un creativo ejemplo de crítica lateral(8), en el sentido de querer mostrarnos lo que los medios ocultan - a través precisamente de esos medios(9) -. Por ello la capacidad revolucionaria de Wikileaks no es más que pólvora mojada. Su estructura y modus operandi repiten la lógica del gobierno espectacular y su aparente capacidad de transformación se disipa en el laberinto espectacular que ella misma ha creado.


Wikileaks es una burbuja que ha crecido muy rápido y cada día que pasa está más cerca el momento de su explosión - sin consecuencia alguna, por supuesto -.



Carlos G. de Castro
Gerena, 6 de diciembre de 2010.



[1] Dato extraído de su propia página Web  http://www.wikileaks.ch/about.html   Punto 1.5 The people behind WikiLeaks.

[2] Este y los entrecomillados que siguen son textos sacados de la página Web de Wikileaks http://www.wikileaks.ch
[3] Esta afirmación repetida una y otra vez tanto en las fugaces apariciones del icono Assange delante de la prensa como en los textos de referencia de la Web.
[4] Julian Assange, publicado en una entrevista en la versión inglesa de Al Jazeera.
[5] Ibíd.
[6] En el punto 1.5 The people behind WikiLeaks de su página Web http://www.wikileaks.ch/about.html  son constantes las referencias a las agencias de inteligencia.
[7] Así lo declaran en su Web.
[8] Utilizo el concepto de crítica lateral tal y como es definido por Debord en los Comentarios sobre la sociedad del espectáculo.
[9] No deja de ser llamativo que en los últimos tiempos Wikileaks haya decidido difundir sus secretos a través de los grandes medios de información como el diario El País en España. Seguramente para afianzar su legitimidad ante la opinión pública.

26 comentarios:

  1. Mar Llera10/12/10 0:15

    Carlos, no sé por qué, pero debemos tener caracteres afines... Tú te rebelas contra Wikileaks, llevando la contraria a una inmensa multitud de ciudadanos de todo el mundo... Yo me rebelo contra tu artículo porque creo que tus argumentos favorecen la Gran Mentira en la que vivimos. Y te insisto en que intuyo que tenemos puntos psicológicos o intelectuales en común... Precisamente por eso no me convencen nada tus argumentos. Como supongo que a ti no te convencerán los míos. Pero te doy la enhorabuena por ayudarnos a pensar, a cimentar mejor nuestros puntos de vista y a rebelarnos incluso contra la rebelión.

    ResponderEliminar
  2. -"¿Si el poder no es legítimo que legitimidad le correspondería a quienes difunden el mensaje de una fuente ilegítima?"-
    Entonces... si en la España de Franco tu papá hubiese tenido información secreta sobre los abusos, planes y otros etc. de ese gobierno ilegítimo, y luego los difundía, tu papá se habría contaminado de la ilegitimidad de la fuente? Mmmmmm.
    Qué opción tienes? Mantenerte "puro" conservándola en secreto? O ni siquiera intentando conseguirla?

    ResponderEliminar
  3. Enrique no se si tu papá te explicó este silogismo erróneo: "Sócrates era griego, Sócrates era un filósofo, todos los griegos son filósofos".

    En fin...

    Hola Mar.

    Es curioso las reacciones tan viscerales que el texto está produciendo tanto en este blog como en Contraindicaciones. La gente defiende a Wikileaks de forma incondicional, se ha convertido en un bonito becerro de oro, la forma en que se defiende no hace más que reafirmar mi ideas en torno a este fenómeno mediático: En general todo se acepta sin reflexionar, Wikileaks se ha convertido en un fenómeno de masas.

    De todas formas no es mi objetivo sentar cátedra, me alegro de que pienses diferente de mi, creo que de eso se trata. De tener cada cual su opinión y no adorar al primero que prometa venganza contra el capitalismo por la tele - por mucho que este merezca ser hundido -.

    Dices que mi artículo favorece la gran mentira en que vivimos... Yo creo que Wikileaks es un capítulo más de esa mentira.

    Gracias por venir por aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un típico comentario desde una Visión del mundo cínica y posmoderna. Cualquier cosa que suceda en el Mundo da igual (sean revelaciones, revoluciones o teorías). Disiento.

    ResponderEliminar
  5. Carlos, con toda tranquilidad y no con reacción visceral, te diré que me parece que estás un poco confundido. Pero es sólo mi opinión, y ni siquiera tiene que ver el hecho de ser psicólogo u otros títulos. Y sería largo de fundamentar mi opinión. Prefiero hacerte ver una cosa:

    Este artículo dice que los cables no tienen nada serio, ¿qué te parece este cable, donde se ven las conspiraciones de los opositores para derrocar a la presidenta?:

    http://mundo-perverso.blogspot.com/2010/12/terminara-cristina-su-mandato-cable.html?

    (el cable original es linkeado en el artículo)

    ResponderEliminar
  6. Hackers unidos declaran la guerra y defienden a Assange:

    http://tiempo.elargentino.com/notas/los-hackers-salen-defensa-de-wikileaks-y-declaran-una-guerra

    ResponderEliminar
  7. Yo no he dicho que los cables no tengan nada serio. El artículo cuestiona la propia estructura de Wikileaks y la forma en que está gestionando los cables. Si no se me quiere entender y se quiere "encontrar la salvación" siguiendo al tal Assange allá cada uno.

    Cualquier documental de La Noche Temática de TV2 contiene más potencial crítico que miles de cables lanzados a la vez y ahora desde periódicos como Elpaís...

    Parece como siempre que lo que importa es la cantidad y no la calidad. Assange presumiendo de que ha difundidos cientos de miles de cables. Sí, a costa de mezclar el trigo con la paja, el 90% son chismes, que se mezclan con noticias relevantes como la que comentas de Argentina.

    Decía el tirano Stalin que un asesinato era una tragedia, un millón pura estadística.

    Yo creo que una filtración sola es un millón de veces más fuerte que un millón de filtraciones a la vez. Wikileaks está desactivando su propio contenido.

    Al menos esa es mi opinión.

    ResponderEliminar
  8. En cuanto a los hackers creo que atacar en un momento en que los sistemas de seguridad deben estar en máxima alerta puede ser un error. Un ataque masivo en este momento sólo puede servir para que el sistema conozca su capacidad operativa.

    ResponderEliminar
  9. Creo que no has entendido nada en absoluto de lo que es Wikileaks o incluso de lo que ellos mismos dicen ser, Wikileaks se crea porque los periodistas no han hecho su trabajo ya que están a las órdenes de empresas que tienen su propia agenda...Wikileaks en ningún momento ha pretendido acabar con los periodistas o sustituirlos o terminar con la opinión ni todas esas chorradas que vas soltando. De hecho tal como ellos mismos se definen lo único que hacen es poner material en conocimiento del público para que sea este el que saque sus propias conclusiones, no opinan, solo son un medio para que quienes deben opinar accedan a la información que los intereses de los gobiernos, empresas y demás "agentes" del poder ocultan en su propio beneficio.

    ResponderEliminar
  10. Julian Assange en Forbes:

    http://blogs.forbes.com/andygreenberg/2010/11/29/an-interview-with-wikileaks-julian-assange/5/

    ¿Te llamas a ti mismo un defensor del libre mercado?
    Por supuesto. He mezclado las actitudes hacia el capitalismo, pero me encanta los mercados. Después de haber vivido y trabajado en muchos países, puedo ver la vitalidad tremenda, por ejemplo, el sector de las telecomunicaciones de Malasia en comparación con EE.UU. sector. En todo EE.UU. está integrada verticalmente y cosido, por lo que no tienen un mercado libre. En Malasia, tiene un amplio espectro de jugadores, y usted puede ver los beneficios para todos, como consecuencia de ello.

    ResponderEliminar
  11. Carlos, ¿dónde hay que firmar este manifiesto? Jeje. Estoy de acuerdo en casi todo. Me alegra conocer gente que empieza a leer el periódico mirando el aspecto del que lo tiene entre las manos.

    Con respecto a los comentarios añadiría que Assange ya es el libertador de los internautas. Los libertadores se caracterizan porque manejan bien a los rebaños y porque, pasado el tiempo, puedes comprarte una camiseta con su rostro serigrafiado en El Corte Inglés. Assange levanta pasiones y el lógico que se ataque a un ingrato como tú que antes de comerte el bocadillo analizas al camarero que te lo está sirviendo.

    En lo que yo escribí [http://palabradepezabisal.blogspot.com/2010/12/julian-assange-el-llanero-solitario.html] suelto la pregunta: ¿Alguien había hecho el ejercicio de imaginarse cómo sería el Jesucristo del siglo XXI? Pues Assange es uno de ellos, por el maximalismo de su mensaje, mesiánico y puro y limpio y dador de luz y color a una masa analfabeta.

    Dicho esto, y exceptuando cómo Assange se ha dejado seducir por el poder [seguramente porque lo era de antemano], la labor de Wikileaks hasta la publicación de vídeo del Helicoptero Apache disparando y matando a civiles desarmandos, me pareció incomiable.

    Sobre la respuesta de Assange que cita el último comentario, se define por sí misma. Es evidente que Assange y el Mercado tienen el mismo enemigo: los intermediarios.

    Un saludo, Carlos. Siempre es mejor estar acompañado en las lapidaciones.

    ResponderEliminar
  12. Articulo un poco sin sentido. Que mas da quien nos facilite la información sobre lo que de veras pasa en el mundo? Lo importante es tener esta información, que por ejemplo nos cuenta como la Ley Sinde fue en realidad una Ley USA, que ha sido del tema Couso...
    La gente tiene derecho a saber lo que pasa en el mundo, y lo que asusta no es las cosas que ahora se hacen "oficiales" a traves de Wikileaks, sino las reacciones de los gobiernos, los cuales no se enteran que el mundo ya no es el que era y no pueden seguir tratando a la gente como ovejas en un rebano.
    He hecho algún politico autocritica tras todo esto? Ni de lejos, mas bien se insiste en decir que Assange es un terrorista... madre mia

    ResponderEliminar
  13. Me parece bastante preocupante que la gente se trague sin más como si de un acto de fe se tratara, sin cuestionarse lo más mínimo ni informarse, todo lo que les venden en los medios (en este caso GRANDES MEDIOS), por muy revolucionario (que no es el caso puesto que Wikileaks de momento no ha descubierto nada que no supiéramos ya) o subversivo que sea.
    Me pregunto si no será que la gente necesita la fé, CREER en Héroes Anónimos que nos vienen ya facilitados ipso facto como por arte de magia por los propios medios en esta sociedad de consumo.
    Alguno de los que critica el presente artículo se ha preguntado quién es, qué piensa, cual es su corriente de pensamiento, cómo se financia, para quien trabaja el Robin Hood cuya película nos están bombardeando masivamente y que ha entrado a formar parte de nuestra vida diaria???
    Ni que decir tiene que concuerdo con el artículo..precisamente porque Wikileaks parece creado y dirigido para "gente como ovejas en un rebaño"..

    ResponderEliminar
  14. Carlos, hace días ke hemos llegao a la misma conclusión ke expones en este artículo Sigo sin creer en salvadores, vengan de donde vengan!!.
    Lo filtrado, hasta ahora y expuesto a bombo y platillo por Wikileas, no vas más allá de lo que much@s sospechábamos e intuiamos: las maniobras del poder para seguir perpetuándose, sea como sea. Desde que empezó este circo, con persecución, encarcelamiento,denuncias "falsas" hacia la persona del creador de la página, etc., etc., suena todo a otra gran mentira, por lo menos a mi.
    Hace unos dias, en el Facebook puse aquello de que "en mi despiste habitual no me había dao cuenta que Assange era concuñao de Bin Ladem....vamos, un adosaito y/o duplex en la cueva y ya está"...esperemos ke no monten otra guerrita para salvarnos de las filtraciones totalmente intencionadas.
    Consuelo

    ResponderEliminar
  15. Lo que me convence de Wikileas es la reacción del poder. Eso es lo que me hace pensar que meten el dedo en la llaga. Cuando el poder deje de estar preocupado por Wikileas será el momento de cuestionarlo. Por ejemplo, llamaron la atención del mundo y ahora veo que nos dan migajas. ¿Están empezando a ser controlado Wikileas o los medios que deberían difundir los cables.

    Igualmente, detecto cierta envidia y algo más emocional en el artículo. Es mi opinión basada en la simple intuición.

    ResponderEliminar
  16. Estimado anónimo, te respondo como autor del texto. Hablas de reacción del poder... ¿Qué poder? Cinco grandes medios tienen el monopolio de los cables de Wikileaks, aquí en España el diario El País del grupo Prisa es el encargado de dar a conocer la información de Wikileaks. Lo único que me gustaría es que el espíritu crítico que se usa frente al poder se usara también frente a Wikileaks. Se acepta la información de Wikileaks sin reflexionar sobre su propia estructura. Sí quieres podes ver envidia, es tu opinión, espero que apliques ese mismo espíritu crítico a la historia de Assange.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Carlos, ya estoy aplicando mi espíritu crítico a la historia se Assange y Wikileaks en el momento en que cuestiono la información de baja "resonancia" que nos llega ahora respecto a las grandes revelaciones que prometían.

    Y cuando hablo de "poder" me refiero a la reacción de los gobiernos y el miedo que les produce Wikileaks. Ese intento de desacreditarlo (vaya coincidencia, no?)no hace mas que dar crédito a los propios cables y a los que los sacaron a la luz. Hasta ahora todo lo que ha hecho Wikileaks me ha parecido correcto. Sólo el que se quedara en aguas de borrajas y no continuaran en la línea inicial haría cambiar mi opinión.

    No debe ser casualidad que ¿"grupos"? como Anonymous lo respalden: personajes sin líderes, sin rostros, sin nombres, sin poder establecido....... eso me hace confiar aún más en ellos y en Wikileaks. Es posible que todo sea un estupendo montaje y que nos manipulen (como ves, desde el momento que cuestiono todo soy más difícil de ser manipulado) pero hasta que yo vea, sienta e intuya que es así, contarán con mi apoyo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Sinceramente, prefiero desconfiar por sistema de todo lo que tiene el sello del espectáculo. Y wikileaks, con su guion made in Hollywood, lo tiene. Hay mucha gente que se va a forrar explotando los mitos del universo antisistema.

    ResponderEliminar
  19. Bienvenido el espectáculo que ayude a "desvelar" cualquier cosa. Quizás sea el momento de un espectáculo como éste. Si alguien se forra con ello y es su verdadera intención, en su conciencia quedará. Yo prefiero centrarme en lo positivo, estoy cambiando mis perspectivas........

    ResponderEliminar
  20. Zizek escribe sobre Wikileaks. Para reflexionar un poco sobre el tema:

    http://www.notonidas.com/2011/01/buenos-modales-en-la-era-de-wikileaks.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Coincido con Carlos en muchas cosas.
    La información que revelan es poco relevante en su gran mayoría. La 'persecución' de la que fue objeto Assange no pasó de ser un mero circo mediático. Si el 'poder' hubiera querido acabar con él, simplemente lo habría hecho (múltiples ejemplos en el quehacer de la censura periodística sustentan lo que digo)...incluso sin escatimar acciones. Personalmente me gusta la idea de Anonymous como un ente anárquico (creo en la anarquía como ideal, aunque es poco viable en el modelo de sociedad en que vivimos) pero no deja de generarme suspicacia la acción direccionada de un colectivo...¿acaso eso no puede ser un indicio de liderazgo oculto?...
    Finalmente, reivindico mi derecho (como creo que Carlos hace a traves de la nota) de dudar y sospechar de todo lo que veo...incluso sin temor a herir susceptibilidades. Creo en ese 'absurdo' acto de libertad.

    ResponderEliminar
  22. Y yo pienso (debo ser algo ingénuo porque me he perdido a la mitad)... ¿Tan importante es el debate? ¿Tan importante es la información filtrada? ¿Hace falta criticar a la crítica? ¿Y luego criticar a la crítica de la crítica? Es un poco absurdo este juego... Y por cierto Carlos, el espectaculo no creo que sea una maniobra pre-programada...sino una condición sin la cuál no, es algo que surge en el seno -y hablo de antropología- de nuestra sociedad actual... tu propio discurso forma parte de ese espectáculo te lo creas o no... Así que, en mi humilde opinión -y no quiero parecer paternalista, si de verdad crees en el periodismo deberías hacer periodismo y no crítica del periodismo, o crítica de crítica de periodismo...las metareferencias aburren, no se si habéis reflexionado sobre la visión total del debate que se ha generado en este foro -saludable por otra parte. Pero en mi opinión hay poco de productivo en él. Yo soy un holgazán y por eso continuo con el debate, pero si fuera periodista no me dedicaría a esto...pero me gusta ser holgazán por el momento. Un saludo cordial.

    Annyong!

    ResponderEliminar
  23. La cuestión no es el periodismo, es la ideología. Todo discurso (a no ser que sea matemático) es ideológico y el problema de Wikileaks es que en su discurso, de fondo, resuena el lenguaje de la clase dominante. Por otra parte, no es importante entrar en el debate de si lo que dice Wikileaks es verdad o no, hay que hablar de qué es Wikileaks. Y hablar de la naturaleza profunda de cualquier organización, asociación, idea, etc. etc. Me parece lo más relevante. NOTON no es un folleto de propaganda, en la medida de mis posibilidades es un medio de crítica, sobre todo de crítica a los discursos. Así que me parece de primera relevancia entrar a analizar la naturaleza de Wikileaks. En cuanto a si mi discurso forma parte de la Sociedad del Espectáculo no lo se.

    ResponderEliminar
  24. los discursos matemáticos también -más que ningún otro- responden a una ideología muy precisa...(no es el positivismo el epítome de cierta ideología) no sé por qué los excluyes... En cuánto a "qué es Wikileaks"...Es muy posible que Wikileaks "sea" no sólo por sí mismo sino por aquello que no es...dicho de una manera sencilla...la repercusión de Wikileaks no viene mediatizada por El país precisamente, sino por este tipo de debates que legitiman la crítica y la lucha -cuando en realidad no hay ni crítica ni lucha, porque una (Wiki) y ambas cosas (Wiki y sus antithesis) son la misma cosa. Flaco favor le estás haciendo a tu propia mente al disociarlas, y bastante tiempo estás perdiendo en encontrar los límites entre lo que "tú eres" y lo que wiki es (y que conste que me importa un pito wikileaks, que mi intención aquí no es hacer de abogado del diablo, y que por mí si le menten en la carcel por pichafloja allá se las vea él con el mundo burocratico de la justicia de élites). Es lo único que quería expresar, o para resumir, tengo serias dudas de si "estas manifestaciones libres y críticas", en su aparente efectividad o no, aportan algo al debate más que (Más verdad y más relativismo, ambas cosas en el mismo discurso...¿No parece paradójico?) Y tú dirás de inmediato RETÓRICA Y DEMAGOGIA, y yo responderé de inmediato EFECTIVAMENTE LO QUE HAGO ES RETÓRICA Y DEMAGOGIA, y es que en todo este asunto todo es "absoluto" lenguage, no hay nada más allá que el lenguage...y no creo que el deber (sí, deber) de un buen periodista se el de jugar con el lenguaje y los conceptos vapuleados de la ya maltrecha ilustración.

    ResponderEliminar
  25. Un discurso matemático no es un discurso tecnocrático. El número Pi no es ideología, tampoco lo es la fórmula para hallar el área de un trapecio, ni tampoco lo es cualquier ley física.

    En cuanto a los consejos anónimo, sobre lo que hago o no con mi tiempo ahórratelos. Segundo, precisamente en un mundo virtual como el actual, en el mundo de la sociedad del espectáculo es IMPOSIBLE hacer un "buen periodismo" porque no se puede contratar la fuestes: las fuentes de Wikileaks son anónimas, lo que quiere decir que bien pudieran ser inventadas, o erróneas. Poner de manifiesto esta situación, la imposibilidad de llegar a la verdad es la solución a tu paradoja.

    Por cierto, siento algo de ataque personal en tu comentario. ¿Por qué te molesta tanto este post? ¿por qué además de comentar el texto entras en valoraciones personales sobre a lo que dedico mi tiempo el favor que le hago a mi mente, etc. (y desde el anonimato, muy valiente)?

    En fin, esto es lo que pienso de Wikileaks y es lo que digo.

    P.D. Por cierto, yo soy el único integrante de NOTON que no es periodista, ni lo pretendo. Lo cual no es óbice para reflexionar sobre la naturaleza del periodismo en la sociedad actual.
    Y por último, si me vas a dar consejos sobre a que dedico mi tiempo, ten al menos el detalle de firmar con tu nombre.

    ResponderEliminar
  26. Lo siento, he cambiado de opinión. Tienes razón me he extralimitado, son cosas que no me pertenecen. Pido disculpas.

    ResponderEliminar