24 de noviembre de 2010

La reforma de las pensiones, síntoma de la caída del Estado del Bienestar

Pablo G. de Castro / Reportaje

La necesidad de reforma del sistema de pensiones se nos viene mostrando como inevitable, nuestro sistema no funciona, va a la quiebra, dicen los economistas más agoreros. En un contexto de profunda crisis económica, para muchos una crisis sistémica del capitalismo, los economistas neoliberales proponen más recetas económicas en su línea, quieren menos Estado, proponen, en definitiva, la reducción del Estado del Bienestar.

Vemos como los rescates financieros se van sucediendo en los países miembros de la UE, primero fue Grecia, luego la niña bonita del liberalismo, “el tigre celta”, la República de Irlanda. Al parecer, los próximos que recibirán el flotador de la troika (UE-BCE-FMI) serán los portugueses y aunque nuestro Gobierno lo niega, muchos analistas auguran que les seguirá España. Estos rescates multimillonarios traen consigo una serie de draconianas “reformas” encaminadas a reducir el nivel de déficit, a través de la subida de impuestos (casi nunca a las rentas más altas o impuestos como el de sociedades) y el recorte del gasto público. “La dimensión que han adquirido problemas como el desempleo, la caída del consumo, la pérdida de atractivo y el aumento del riesgo de España para los inversores o el aumento del déficit público exigen una respuesta política consensuada y equilibrada, acorde al reto que plantean”. Reza el Informe del Instituo de la Empresa Familiar (IEF), al cual aboga por una reforma del sistema de pensiones destinada a la contención del gasto y a fabricar un sistema mixto público-privado que potencie el ahorro a través de los planes privados de pensiones, por su parte, el consejo de economistas de ATTAC España denuncia que se están difundiendo auténticos "mitos" sobre el futuro de las pensiones, tomando la expresión del Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

El Estado español tuvo en 2009 una variación negativa del PIB del 3,6%, nuestra tasa de desempleo ronda el 20% , en torno al doble de la media europea y la de desempleo juvenil el 40%, el triple de la media mundial. El déficit público de nuestro país supera el 11% del PIB. Según el informe presentado por el Instituto que encabezan Inditex y Ferrovial, en el año 2009 cerraron 80.000 empresas (más de 200 al día), afirma este análisis que según sus datos la medida favorita de las empresas ante la dificultad para encontrar financiación es renegociar líneas de crédito, aunque no pocas han optado por colocar pagarés a proveedores. Por otro lado, es bastante preocupante uno de los datos aportados por el IEF, el 69% de las empresas prevé despedir trabajadores en 2010, según ellas para afrontar el estancamiento de la demanda. Debemos prever pues, que se seguirá destruyendo empleo debido al descenso de la demanda, el problema es que con el aumento del paro, se incrementa la bajada de la demanda. Un peligroso círculo vicioso.


Afirma el FMI, que la economía española será la única de un país desarrollado que no crecerá en 2010, aunque si lo hará a partir de 2011-2012, fecha para la que el Ministro de trabajo, Valeriano Gómez, ha previsto la recuperación del mercado laboral español. Estas previsiones se enmarcan dentro de la oleada de ataques especulativos que viene sufriendo la economía española. Y es que los mercados fueron catalogados como una de las nueve amenazas para la seguridad del Estado según el Informe Solana publicado hace escasas semanas. Los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España) están “siendo rescatados”, esto es, obligados a destruir su Estado del Bienestar bajo coacción de la Agencia Moody´s, la cual alarga su negra sombra sobre sus respectivas calificaciones de la deuda. El paquete de medidas aprobado hoy por el gobierno irlandés recorta radicalmente los subsidios al desempleo, el salario mínimo, 24.750 trabajadores públicos perderán su empleo (los que mantienen el empleo sufrirán una seria bajada de salario en torno al 10%), además subirá el I.V.A. y aumentará la edad mínima para la jubilación, el impuesto de sociedades se mantendrá en el 12,5%, menos de la mitad de la media europea.

Entre los cambios que proponen los economistas neoliberales para ajustar la economía española y contener el nivel de déficit encontramos la renovación del sistema de pensiones, el propio IEF destaca en el mencionado documento “la necesidad inaplazable de afrontar una reforma del sistema de pensiones”. Afirman que la solvencia de nuestra Seguridad Social está en peligro como consecuencia de un “diseño inadecuado”, dice este informe que existen estudios que demuestran que dentro de 10 años el déficit del sistema será superior a los 1.000 millones de €.

Afirma este grupo de economistas que el problema principal es que los pensionistas cobran de media el 90% de su último salario, mientras que si cobrasen en función de la aportación total que han realizado a lo largo de su vida deberían recibir en torno al 60%. “La diferencia, unos 30 puntos, convierte el sistema en insostenible”. Debemos entender por tanto, que para ellos un sistema sostenible sería aquel que redujese las pensiones en un 30%. El consejo económico de ATTAC afirma que estas tesis van contra los principios de un sistema de pensiones públicas, que debe basarse en el “aseguramiento universal”. El principio de que las pensiones dependan directamente de la cotización, afirma el informe dirigido por Vicenc Navarro (Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra), rompe con el principio de solidaridad y redistribución de los sistemas de Seguridad Social. Según Navarro, que las entidades financieras deseen que se reduzcan las retribuciones de los pensionistas se debe a su intención de optimizar los intereses de los seguros privados. “Su postura es tan absurda como decir que un sistema sanitario financiado por toda la ciudadanía es injusto porque no todos tenemos las mismas enfermedades y no hacemos el mismo uso del sistema sanitario”.

Las previsiones se vuelven más negativas si miramos a más años vista, afirma el IEF que “los problemas generados por este diseño incorrecto se verán acentuados por el progresivo envejecimiento de la población española”. Y que “en 2050 se prevé que por cada 3 personas mayores de 65 años habrá 5 en edad activa, frente a las 12 que hay en estos momentos”, por lo que se estaría produciendo un preocupante incremento de la denominada “tasa de dependencia”. Para 2050 pasaríamos de un gasto del 8% del PIB en pensiones a un gasto de entre el 13 y el 17%, algo inviable pare estos economistas. Sin embargo, afirma el documento elaborado por ATTAC que muchos economistas afirman que ese porcentaje del PIB sería perfectamente asumible por la economía española, “en Italia se gasta ahora un 14% de su PIB en pensiones sin que el sistema público haya colapsado como ese dice para España”. Recuerdan además que el hecho de que el porcentaje del PIB en pensiones se doble no tiene por qué crear ninguna alarma, de hecho en los últimos cuarenta años se ha triplicado y el sistema no ha quebrado. “En realidad hace 40 años el porcen-taje del PIB en pensiones era solo un 3%. En el año 2010 es el 9%”. Los profesores Muñoz del Bustillo y Esteve Mora concluyen que si se alcanzaran en 2050 más o menos las mismas tasas de actividad y empleo que hoy día se dan en los países escandinavos, el porcentaje del gasto sobre el PIB español en 2050 sería del 13%, un "valor perfectamente asumible" en su opinión". Lo que debería deducirse de la evolución demográfica, afirma, no es que han de bajar las pensiones, sino que hay que crear las condiciones para que aumente la productividad, la actividad y el empleo. Según estos economistas, el fomento del empleo, la inmigración y el aumento de la productividad son las recetas para mantener la salud del sistema de pensiones, y no la disminución o el sistema mixto público-privado que beneficia los intereses de los bancos. Se preguntan desde ATTAC en su informa “¿por qué dan por hecho que a la sociedad le interesa el ajuste que ellos proponen solo a través del gasto que es justamente el que beneficia a las clases con más renta y el que perjudica a las que menos ingreso tienen?”.

Por otro lado, los altos índices de economía sumergida y la reducción en la incorporación de inmigrantes al mercado laboral español, son señalados como graves problemas para nuestra economía. El propio estudio del IEF reconoce que el mayor peligro para el aumento porcentual del gasto en pensiones del PIB es el descenso en la inmigración, seguido del descenso de productividad. La mayor esperanza de vida apenas afectaría.

Tras la Reforma Laboral acometida por el Gobierno que tuvo como consecuencia la Huelga General del pasado 29 de septiembre y la ola de protestas que acarreó la reforma de las pensiones en Francia, parece que el Ejecutivo de Zapatero está contemporizando a la hora de acometer la reforma de las pensiones para España, no obstante es muy previsible que el documento final gire, como afirma el IEF, en torno al desplazamiento progresivo de la edad legal de jubilación desde los 65 a los 67 años, la modificación de los procedimientos de cálculo de la pensión de jubilación de forma que se garantice mejor la correspondencia entre cotización y prestación y al avance en el control de la incapacidad temporal.Todas estas medidas que previsiblemente lleve a cabo el gobierno socialista fueron propuestas por el Instituto de la Empresa Familiar en sendos informes en 2006 y 2009.

El IEF propone además la reducción en dos puntos porcentuales las cotizaciones a la Seguridad Social que soportan las empresas, para tender a igualarla con la que aportan los trabajadores (estosololoarreglamosentretodos), establecer como base de cálculo el total de las aportaciones que las personas realicen durante su vida laboral y aumentar el número mínimo de años cotizados de 15 a 20, esto conllevaría una importante reducción en las retribuciones de los pensionistas. Este grupo empresarial propone además que sean las mutuas quienes gestionen las altas y bajas laborales para evitar el absentismo laboral, aumentar la edad mínima de jubilación y al mismo tiempo avanzar en la reforma Laboral, “dotando de la flexibilidad” que haría que las empresas no recurrieran a las prejubilaciones. Finalmente el informe propone que se separen las fuentes de financiación del sistema de pensiones de las del sistema sanitario, sin explicar motivos ni consecuencias.

Desde ATTAC se insta a la ciudadanía a ser consciente de que estos economistas neoliberales están difundiendo “mitos” sobre las pensiones y que la banca “trata de hacerse con el ahorro de los trabajadores y de toda la población”, para lo que “procura repetir mentiras hasta la saciedad esperando que a fuerza de repetirlas se conviertan en verdades”. Lo fundamental, desde luego parece ser que los ciudadanos podamos tener una información veraz y que si se acomete alguna reforma del sistema de pensiones sea siempre respetando el pacto de Toledo. Como concluye el informe, “la ciudadanía debe reaccionar, informándose por su cuenta y exigiendo más debate público y más pluralidad en los medios de comunicación”.

Descargate el informe de ATTAC sobre las pensiones

No hay comentarios:

Publicar un comentario