29 de noviembre de 2010

"La desconposición del PSOE y la afirmación de la política como espectáculo

Cataluña sólo es el principio
Carlos G. de Castro

Los ciudadanos de Calunya han votado y la elección no deja margen de error, el PSOE ha iniciado en todo el Estado Español el inevitable proceso de descomposición a que se ha condenado a sí mismo. En 2006 obtuvo en Catalunya 796.173 votos, ayer 570.361, una diferencia de 225.812 votos, lo que significa una reducción del apoyo electoral en 28,4 %. Más de 1 de cada 4 votantes que el 2006 votó por el PSOE en el día de ayer no lo hizo.

Sus aliados ICV y ERC han sufrido el desplome del coloso socialista de forma muy diferente. Mientras que los nacionalistas – anclados ideológicamente en posiciones muy sectarias que hacen el juego al nacionalismo burgués de CIU – han perdido más de la mitad de su electorado, ICV ha aguantado bien – hay que destacar que éste ha sido el único partido que ha defendido la herencia del tripartido – y ha perdido solamente 52.708 votos, lo que quiere decir que únicamente se deja atrás dos escaños y además supera en número de votos a ERC.

Pero sigamos hablando del PSOE pues su destino es muy sintomático de lo que está por venir en el resto del Estado. Aunque pueda parecer lo contrario, los dirigentes del PSOE sabían muy bien lo que iba a ocurrir el domingo 28, no es casualidad que el partido de fútbol Madrid – Barcelona se programara para el día siguiente a las elecciones, una maniobra disuasoria a través de la cual es espectáculo del fútbol pretende desviar la atención de la opinión pública sobre lo acontecido, al mismo tiempo que, prepara el terreno para la necesaria operación de amnesia que el partido político en el poder necesita emprender para no desplomarse por completo. El giro hacia lo espectacular disuasorio, es decir, hacia el uso del espectáculo para manipular a la opinión pública es una constante en el política actual, pero nunca como hasta ahora en las elecciones catalanas se había hecho de forma tan específica en el Estado Español:

El videojuego fascista y racista del PP, la intervención en la campaña de fantoches como Laporta o Carmen de Mairena y por supuesto el vídeo promocional del PSC en el que de forma burda se relacionaba el hecho de votar con tener un orgasmo… Todos estos son síntomas de la infantilización de la política, un proceso que sólo puede concluir con la llegada al poder político de fuerzas totalitarias, lo cual ya está ocurriendo. Es la italianización de la política, la sustitución de las formas políticas por las formas del espectáculo – en Letonia ha parlamentarios que antes eran showman televisivos -, la inclusión de los personajes televisivos en los parlamentos de las falsas democracias burguesas va a ser una constante en las próximas décadas. Los partidos tradicionales, como el PSC, intentan sobrevivir imitando las formas del espectáculo, como han intentado con su estúpido vídeo…

Al hacer esto pueden sobrevivir, lo han estado haciendo, durante algunas décadas, pero a largo plazo los políticos que imitan a los payasos serán sustituidos directamente por payasos. El PSOE en este proceso sólo hace con su infantilismo allanar el camino para la llevada de los payasos de la tele al poder político, tras lo cual no habrá otra cosas que marionetas esperpénticas, bajo los hilos del poder económico, gobernando nuestros asuntos públicos…

(continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario