13 de octubre de 2008

HIMNO AL DIOS SOL


Levantemos la vista hacia los cielos, hombres de toda clase, mis hermanos. Rompamos las cadenas, rechacemos las mentiras que nos han sido impuestas, veneremos a la verdad y solo a la verdad por encima de toda religión o ideología. Abrid los ojos y contemplad el astro divino ¿no es hermoso? Ese disco en los cielos es nuestro padre, parte de él somos, nos da la vida. Gracias a él tenemos consciencia, consciencia de la que él carece.


De él aprenderemos que solo existe el hombre y la naturaleza, todo lo demás es falso, las mentiras no por ser mil veces dichas se hacen verdades, huyamos de las caras que aparecen en las pantallas de plasma y contemplemos solo aquellas que vemos bajo la diáfana luz del astro rey.


Qué es la libertad del hombre, su destino, destino del que solo nos separa el egoísmo y falta de amor. Ahora más que nunca debemos estar unidos, unidos como hombres y no como número. Luchemos contra la falta de consciencia, contra la manipulación que nos hace esclavos, sabedores que no hay sistema superior al sistema celeste.


Carlos García de Castro Expósito, un hombre.

2 comentarios:

  1. ¿¿Cómo va la cosa por Madrid Carlos??

    Espero que bien. Por aquí sin novedades, para no variar.

    Estoy un poco más desconectado con el blog hasta que vaya cogiendo el ritmo. Le has dado un diseño(me acuerdo de tu entrada diseñar o crear) muy artístico al blog, es siempre de agradecer.

    Leyendo tu Himno al Dios Sol se me vienen a la mente muchos Himnos al astro musicales. Desde los pocos reductos de la música de la antigua Grecia, en la que conservamos un Himno al Sol en diversos manuscritos bizantinos editados por V.Galilei (el padre del famoso Galileo Galilei era músico) en 1581; pasando por el Himno solar de Rimsky Korsakov, y llegando al último acto de Sigfrido de Wagner, donde también le dedica un Hino colosal (Wagner y Grecia van siempre emparentados...)

    Un abrazo. Felicidades por el blog y a disfrutar de Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jose. Por Madrid todo bien, terminando el periodo de adaptación. Pues lo del himno a Sol me lo he planteado como una sencilla reacción ha esta sociedad tan enclaustrada y controlada. El Sol fue una de las primeras cosas en recibir culto por parte de nuestros antepasados.

    El culto Solar era el culto al bien, a la vida, a la luz. Para mi represente la libertad del género humano y su comunión con la naturaleza.

    Las religiones solares siempre han existido, de hecho el Jesús de los cristianos no deja de ser una versión algo difusa de un lejano culto Solar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar