29 de julio de 2008

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL DISEÑO.


Todo hombre diseña, desde que coloca el póster de su artista favorito en la pared de su habitación o elige la ropa con la que va a salir un sábado noche, hasta cuando se sienta en una mesa de trabajo a preparar la próxima línea gráfica de una campaña publicitaria o dibuja con esmero una colección de ropa para una pasarela.
La capacidad de diseñar es innata en los seres humanos, es una herramienta que le permite modificar el entorno en función de sus necesidades, cambiando la apariencia de los objetos, del espacio o de él mismo. Desde que el hombre existe una de las funciones principales del diseño ha sido modificar la fisonomía humana y ornamentar su cuerpo, en base a los valores estéticos del individua y de la sociedad a la que pertenece.
En mi opinión los valores estéticos del individuo son la esencia del diseño, pues entorno a ellos genera y adquiere diseño, estos valores por lo general vienen inculcados por la sociedad a la que pertenece, dejando al individuo un estrecho margen para las apreciaciones personales, lo cual no quiere decir que la decisión personal no importe, pero sí que está muy mediatizada por la cultura que le rodea.
El diseño, como las artes plásticas (con las que mantiene estrechas relaciones) es una práctica visual. Por tanto lo importante del diseño es la forma y el color, es decir la apariencia, que es también lo fundamental de las artes plásticas, todo obra de arte tiene una apariencia material de la que dependen todos sus demás valores, en definitiva diseñar es crear apariencias.
Para diferenciar al diseño del arte se suele decir que los objetos producidos por el arte no poseen una utilidad mientras que los objetos fruto del diseño si. Esta afirmación debe ser matizada, está claro que el diseño y el arte tienen utilidad, lo que sucede es que los objetos de diseño tienen una utilidad netamente práctica, como una lavadora, una impresora o un televisor. Mientras que la utilidad de las obras de arte suele ser una utilidad intelectual – emocional. Entendiendo por intelectual la función del arte como instrumento de enseñanza, creador de valores, etc y emocional su capacidad para despertar sentimientos en los seres humanos y para ser medio de expresión de los sentimientos del propio autor.
Otro aspecto que me gustaría señalar es que considero un error preguntarse si el diseño es arte, ya que son dos conceptos diferentes, sería algo así como preguntarse si una semilla es un árbol. Sin diseño no hay arte, el diseño es una herramienta de la que disponemos todos los seres humanos, una facultad y nunca un objeto. El diseño produce objetos, que pueden ser artísticos o no serlo, dependiendo de la intención del creador. Es decir diseñar forma parte del proceso de generar arte, es una etapa en el camino hacia la obra de arte.
El diseño crea humanidad, humaniza los espacios y los objetos, a lo netamente artificial le da calor, lo hace humano, lo inhumano y lo no natural nos horroriza, porque no tiene vida y además en cierto modo nos anticipa nuestra aniquilación, por eso buscamos generar objetos y atmósferas que nos reconforten, que nos hagan sentir bien y para ello utilizamos el diseño. Por eso los objetos que el genio humano crea son modificados por el diseño, dejando en ellos la impronta de la humanidad.
Así pues considero que el diseño es una herramienta generadora de objetos y de ambientes, que todos los seres humanos utilizamos para enriquecer nuestras vidas y como medio de expresión, a través del diseño creamos nuestro propio espacio, definiendo lo que nos gusta y lo que no, afirmándonos en nuestra individualidad o reconociéndonos miembros de un determinado colectivo.

Por Carlos García de Castro.

2 comentarios:

  1. Tema espinoso el diseño.

    Comparto tu postura de que el hombre diseña en pro de sus valores estéticos y culturas aprehendidas. Pero pienso que el diseño puede responder en ocasiones a una necesidad más que a una conducta social. Acaso, ¿no podemos considerar que el ser humano ante la necesidad va diseñando en pro de su comodidad? Suponiendo que a un niño recién nacido, sin conductas ni rasgos sociales precedentes, lo dejáramos en una isla desierta durante varios años. Su capacidad de diseñar respondería más a la necesidad y a salvar los obstáculos. Más que a un valor estético lo considero un hecho estético.

    El diseño tampoco creo que sea exclusivo de las artes visuales. En la música, por ejemplo, existen corrientes compositivas contemporáneas basadas en una precisión extrema del diseño. El mismo Stravinsky era un obseso del diseño(ojo, no confundir diseño con forma).

    Desde mi punto de vista el diseño es arte (aunque habría que aclarar qué se entiende por arte y qué por diseño, pero esto llevaría un megapost). En base porque etimológicamente diseño proviene del italiano disegno, es decir, en parte del dibujo. Y el dibujo es arte plástica. Pero sobre todo, lo que más me reafirma en esta postulación es que conlleva el acto de creación. El que diseña crea algo novedoso o a lo sumo modifica parcialmente algo ya establecido. Y en mi particular definición de arte, el acto de crear asociado a un arte visual es en definitiva arte. La funcionalidad del diseño sería otro punto interesante a tratar estéticamente, pero se convertiría este comentario en un post.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tu comentario me parece muy interesante. En cuanto a la cuestión de si el diseño sirve a la estética o a la utilidad, como planteas con el ejemplo del niño, te diré que en mi opinión el diseño es solo estética, la utilidad sería tecnología. En la creación yo que participan dos cualidades innatas a lo humano, una primera que sería la capacidad tecnológica (la capacidad para solucionar problemas) que es la que aplica el infante de tu ejemplo; y una segunda que sería el diseño que englobaría a la capacidad estética del hombre. Por ejemplo un cromañón tecnológicamente fabricaría una flecha, pero si le incluyera flechas de colores para adornarla estaría haciendo uso de su capacidad de diseño.

    En cuanto a que el diseño no es propiedad únicamente de las artes visuales, tienes razón, está claro que en la música también interviene.

    Siento no haberla nombrado en mi artículo, pero aveces a los paganos en la música, como es poco lo que sobre ella sabemos, no la tenemos en cuenta a la hora de hablar de arte, pido disculpas.

    Un saludo

    ResponderEliminar