2 de septiembre de 2013

NUESTRA POSICIÓN ANTE LA CRISIS SIRIA

Los tambores de guerra vuelven a sonar en Oriente Medio y de nuevo el necrófilo espectáculo de la intervención armada toma forma en Siria, con un guión que recuerda a los tiempos más oscuros de la Guerra Fría.

En marzo de 2011 cuando se iniciaron las “primaveras árabes” una parte importante del pueblo sirio salió a las calles exigiendo el fin del régimen del partido Baas, que gobierna con mano de hierro el país desde los años 70. Pero en Siria, como en el resto de países árabes los conatos revolucionarios iban a ser reconducidos y pervertidos por los poderes de la zona: el gobierno local y la coalición USA - ARABIA, ambos con intereses enfrentados.

En Siria, como en el resto de países árabes los conatos revolucionarios iban a ser reconducidos y pervertidos por los poderes de la zona: el gobierno local y la coalición USA - ARABIA

Por su parte la alianza de ultraliberales y radicales islamistas USA-ARABIA se ha encargado de aprovechar la coyuntura abierta en 2011 con las revoluciones árabes para diseñar un Oriente Medio a su medida. Desde que las revoluciones se iniciaran USA-ARABIA y sus aliados han financiado por doquier a grupos islamistas, introducido armas y mercenarios, desequilibrado países y llevado al caos a todas las naciones fuertes de la zona. Y una cosa más, a nivel mediático hemos visto la apropiación de la iconografía de la guerrilla y la revolución, en la versión más kitch y cutre de lo que fuera la iconografía tradicional guerrillera de los 60s y 70s, en un refrito prefabricado que hemos tenido que padecer con la visualización de imágenes de 'rebeldes' en realidad mercenarios de Libia o Siria.

El objetivo de USA-ARABIA es la supremacía en la región de las monarquías y emiratos suníes exportadoras de petróleo, monarquías lideradas por Arabia Saudí y todas teocráticas. Es llamativo que mientras todos los dictadores laicos de la región han sido eliminados (Mubarak en Egipto, Ben Alí en Túnez, Gadafi en Libia) o están a punto de serlo (El Assad en Siria), ninguna revolución árabe haya tenido éxito en suelo monárquico, siendo el caso más representativo el de Baréin, país donde Arabia Saudí colaboró activamente en la represión violenta de su primavera árabe. Lo cual nos lleva a la siguiente ley:

toda revolución "democrática" auspiciada por occidente triunfará allá dónde haya un regíemen dictarorial laico, mientras que será eliminada allí donde haya una tiranía religiosa

Así, no es de extrañar que por doquier ganen elecciones los partidos islamistas pues son financiados precisamente por estas monarquías, encontrando como único freno al ejército, como en Egipto, precisamente un poder del regimen anterior que contaba con sufiente fuerza como para ser una excepción a los planes de USA-ARABIA.


Es llamativo que mientras todos los dictadores laicos de la región han sido eliminados ninguna revolución árabe ha tenido éxito en suelo monárquico

Pero volvamos a Siria, en este país como en todo Oriente Medio se está produciendo un cambio de hegemonía y se está produciendo desde la violencia y la conspiración, através del secuestro de los pueblos y sus revoluciones. En Siria y Medio Oriente, se sustituyen los viejos poderes burocráticos por regímenes antiestatales tribales y religiosos, para destruir la sociedad civil y entregar el país, su población y sus recursos, a los siervos de alá y a los inversores de las grandes corporaciones occidentales. La situación en Siria se ha agrabado precisamente porque este nuevo equilibrio, este sometimiento de Oriente Medio a los deseos de USA-ARABIA, choca con los deseos de otras potencias con intereses en la región, principalmente Rusia, quién es aliada del régimen de El Assad.

No nos engañemos, de estallar un conflicto militar entre USA-ARABIA y Siria (con la posible intervención de sus aliados Rusia e Irán) se trataría de un conflicto imperialista, un conflicto entre jerarquías de poder en el que los pueblos sólo tendrían que perder. Sería una situación similar a la de I Guerra Mundial.

No nos engañemos, de estallar un conflicto militar entre USA-ARABIA y Siria se trataría de un conflicto imperialista, un conflicto entre jerarquías de poder en el que los pueblos sólo tendrían que perder

Y por eso, nuestra posición es pacifista y antimperialista, condenamos enérgicamente la escaldad de la violencia, condenamos una intervención armada de USA-ARABIA y otros perros de la OTAN, condenamos el cinismo del criminal y mafioso gobierno ruso, condenamos al régimen El Assad y al partido Baas que llevan décadas oprimiendo a su pueblo. Y deseamos una reacción internacional de todos los pueblos contra la guerra y contra los poderes imperiales en liza.

Añadimos que nos preocupa enormemente la influencia de la propaganda rusa y totalitaria a favor de El Assad, que ésta ya ha contaminado gran parte del espectro de los medios presumiblemente libres. Incluso en NOTON alguna vez nos hemos visto en la tesitura de parecer que teníamos que elegir entre El Assad o terroristas islamistas, de tener que elegir entre USA-ARABIA o Rusia. Rechazamos todo esto y advertimos que los medios próximos al gobierno Sirio y Rusia están ganando la batalla mediática del altermedia. Forzados por la amenaza criminal imperialista, muchos aceptan sin resistencia posiciones estalinistas y totalitarias que defienden el militarismo y la opresión. Y a esos que ahora gritan "NO A LA GUERRA" en Siria, les recordamos que la guerra allí empezó en 2011.

Por ello:
NO A LAS GUERRAS 
ABAJO EL BAAS 
ABAJO LOS RUSOS 
AL INFIERNO USA-ARABIA 
¡Y VIVA EL PUEBLO SIRIO! 

Redacción NOTON

1 comentario:

  1. mareevento5/9/13 3:18

    Sólo una cosa en que discrepo, tampoco el ejercito egipcio, financiado por EEUU,ha sido nunca un freno o "una excepción a los planes de USA-ARABIA". Es el juego de gane quien gane,ganan los mismos

    ResponderEliminar