29 de abril de 2011

Entrevista a Volver a la vida

"La revindicación social caracteriza al asociacionismo y al movimiento social"
26/04/2011
Por Pablo G. de Castro
Texto elaborado con motivo del II premio "Por una universidad sin drogas".

La asociación Volver a la Vida es una de las asociaciones sevillanas federadas en la Fundación Liberación de ayuda contra  la drogadicción. Esta asociación tiene su sede y su ámbito de trabajo en la localidad de Gerena, donde nació hace ahora 20 años y ha vivido un proceso de reconversión; del voluntariado a la tecnificación. Hablamos con Rocío Jiménez Trejo, Psicóloga técnico de prevención e incorporación de la asociación Volver a la Vida.

¿Hay que estar hecho de otra pasta para este trabajo? 
Creo que hay que tener un sentido especial del voluntariado, está claro que te tiene que gustar y tener vocación. No es facil, no está bien remunerado y ni siquiera está agradecio, en prevención quizá un poco más pero trabajar con drogodependientes tiene sus frutos muy a largo plazo y es dificil que ellos vean mejoras de un día para otro; sí hay que tener claro que esto no es un trabajo de 9 a 2 en el que me voy a casa y se acaban los problemas.

¿Qué me dices de la financiación? Tanto de Instituciones públicas como privadas
 
Tenemos unas subvenciones fijas, por parte de la Consejeria de Igualdad y Bienestar Social nos subvencionan el programa de prevención y de incorporación. Este año excepcionalmiente nos han dado medios para nuevo equipamiento, para comprar un ordenador. Además, tenemos otra subvención fija, la del Ministerio de Asuntos Sociales, que nos subvenciona parte del programa de incorporación. Hace cuatro años la diputación nos dio otra partida especial.
Por su parte, la administración local, el Ayuntamiento de Gerena, no considera que necesitemos ningún dinero, hemos solicitado subvenciones pero estamos un poco “vetados” por este ayuntamiento. Sí contamos con la ayuda de la iglesia, que nos proporciona el local, estar en la iglesia tiene el inconveniente de que hay que pesar frente al despacho del cura y frente a las reuniones grupales. Cuando tenemos citas con personas tienen que pasar frente a madres que vienen a reuniones de catequesis, esto puede incomodar a las personas que vienen a hablar con nosotros. Nos gustaría tener nuestro propio local o compartir espacios con otras asociaciones como Agedis (Asociación Gerenense de discapacitados), incluso podríamos compartir además de espacios, actividades y recursos humanos (técnicos), lo hemos hablado alguna vez con Agedis. Es una posibilidad que está en mano de las asociaciones, pero también de que el Ayuntamiento de turno colabore y nos de posibilidades, ojalá que el gobierno que entre en mayo, sea cual sea, nos heche una mano.
Respecto a las entidades privadas, nosotros solicitamos ayudas todos los años a diferentes entidades financieras presentando nuestro proyecto, a veces nos subvencionan algo y otras veces no. Ahora estamos a la espera de respuesta de estas subvenciones alternativas que nos permiten contratar a otro técnico y realizar algunas activdades que si no las tuviésemos serían imposibles.

¿Qué hecha en falta volver a la vida?

 Fundamentalmente el tema de espacio, no es nuestro , estamos de favor y muy lejos del centro del pueblo, no es un lugar de paso. Dependemos de que la iglesia o el colegio nos cedan un espacio, por lo que dependemos de estas entidades y no podemos disponer de un local siempre que lo necesitamos, ya que al fin y al cabo el espacio es prestado. Una solucion sería que el Ayuntamientoto nos cediera un espacio público del tipo del centro cívico o que tuviésemos subvención pública o privada para asumir un alquiler.

¿Cómo es el día a día de volver a la vida?
 
En el día a día de la asociación tenemos una serie de actividades fijas que marcan la semana y luego otras cosas van surgiendo. Por ejemplo (fijas), los lunes tenemos formajóven en el instituto, una asesoría que junto con la responsable del ayuntamiento llevamos a cabo en el instituto donde asesoramos temas de drogas, de salud y de relaciones sexuales. Además tenemos un espacio en el instituto para que los profesores nos deriven chicos con problemas de conductas, chicos que están empezando a consuir drogas y tenemos sesiones individuales con ellos.
Al final de la mañana del lunes se lleva a cabo el programa de recogida de metadona, hay  un grupo de madres que van a recogerla al centro de salud y eso nos sirve de punto de contacto con las familias.
Los martes y los miércoles tenemos las clases de apoyo en el colegio, y el programa de dispensación de metadona, reparto individual a los usuarios cuyos familiares no pueden atenderlos.
Los jueves tenemos temas de incorporación social. También nos lleva mucho tiempo el tema de papeleo, y hacemos visitas familiares y seguimientos de casos. Una vez al mes vamos también a prisión a a visitar a vecinos que están ingresados en prisión.
Acercamos a los chavales a los recursos oficiales de drogodependencia y hacemos acompañamiento a médicos, horientación laboral cuando se nos solicita, e intermediación familiar en casos problemáticos.
Una vez al mes hacemos escuelas de padres, nos reunimos en el instituto y en el centro de primaria, convocamos a todos los padres y madres del centro (unos 800). Las asistentes suelen ser fijas, unas veinte madres que no faltan nunca, en otras reuniones tenemos más o menos madres, como suele suceder las que vienen a estas reuniones no son siempre las que más lo necesitan. También nos reunimos con “madres mayores”, madres de drogodependientes, nos tomamos un cafelito y trabajamos el tema de autestima, relajación, ocio... buscando salir un poco del problema que están viviendo de drogodependencia en casa. Tenemos también las actividades de ocio y tiempo libre con los chavales del intituto, el campamento de verano, donde se encuentran niños de familias desectruturadas y de familias normalizadas, una mezcla muy bonita pues estos niños no suelen jugar juntos. Cuando están allí son todos iguales y se crea una relación muy bonita, son niños jugando y deseparecen los sesgos sociales.
Una vez al año hacemos un encuentro interasociativo, reunimos a los chavales con los que trabajamos en prevención,  nos encontramos y hacemos actividades en grupo. Pasamos un buen día en el parque.
Si los recursos dan para más. hacemos más actividades.

¿Cómo es el proceso de desintoxicación?
 
Es un proceso complicado, normalmente nos encontramos con consumidores clásicos, personas que llevan 20 o 30 años consumiendo. Cuando nos encontramos con un caso nuevo, en un primer contacto familiar, horientamos a la familia en que consiste el proceso e intetentamos que la persona se acerque por aquí, porque si la persona no quiere recibir ayuda, no hay ayuda que se pueda prestar. A veces la ayuda se queda en ayudar a la familia, aunque siempre intentamos el acercamiento, hablar con la persona y buscar su interés, tratamos de acercarlos a los recursos oficiales de la Junta de Andalucía, como el Centro de Tratamiento Ambulatorio. En gerena tenemos la suerte de que existe uno aquí, compuesto por un psicólogo, una trabajadora social y un médico que viene una vez a la semana.
No los dejmos en la red de recursos oficiales y nos quitamos de en medio, si no que nuestra tarea consiste en que esta persona haga bien el seguimiento del programa, que acuda a las citas, solemos acompañarlos al centro en las primeras citas y mediamos entre la persona y la familia. Dentro de la red oficial existen las comunidades terapeúticas, centros de la Junta donde la persona ingresa unos meses y se hacen allí terapias grupales e indidividaules, es un proceso de deshabituación.
Hay personas que no entran en la comunidad terapeútica porque su camino no va por ahí, entonces, si es consumidor de heroina le aconsejamos que entre en el programa de metadona, que es un sustitutivo de la heroina, un opiáceo que lo que hace es quitar el mono físico, el mono psicológico es ora cosa. Eso sería la desintoxicación, luego queda la desahibituación.
En la mayotía de los casos el consumo de heroina se mezcla con cocaína, por lo que el segundo mono no tiene sustitutivo, no obstante, baja mucho, se puede reducir el consumo, en principio, de diario a un consumo de una vez por semana, hace que el cuerpo no necesita la droga. El programa de metadona requiere un seguimiento y un tratamiento psicológico. Nuestro trabajo consiste en estar ahí para cualquier intento de recaida, evitar que decaiga el proceso de desabituación, que es muy largo y complicado, pero no imposible.
Dependiendo del caso, a veces los derivamos a otros tipos de recursos como Proyecto Hombre. Somos concientes de los recursos que tenemos y de lo que podemos abarcar
.

¿Qué relación tenéis con los drogodependientes? ¿Como llegais hasta ellos o llegan hasta vosotros? ¿Como vivís el proceso de desintoxicación?
 
Solemos pasamos por los sitios donde suelen estar, el nuestro es un trabajo de calle. Hablamos con ellos y les preguntamos como van las cosas. Muchas veces personas que tienen un largo historial con nosotros pasan dos o tres semanas sin aparecer por aquí, y si tú no vas a buscarlos, ellos no vienen a contarte el problema. Entonces, hay mucho trabajo de calle.

¿Existen drogas blandas y drogas duras? ¿legalización?
 
Dicen los expertos que existe una escalera de consumo, que va de las drogas blandas (alcohol, tabaco) a las drogas duras, donde pasamos del hachis-marihuana a la cocaina, pastillas y heroina, de las más duras, sobre todo por historia. Esa sería un poco la escalera, cuando vas subiendo escalones más fácil es llegar a las drogas duras. Yo entiendo que el alcohol porque sea legal no es más leve que el hachís. Por historia, por cultura, el alcohol está legalizado, es nuestra tradición, beber está ligado a las fiestas y a pasarselo bien. ¿Hay que legalizar las drogas? ¿cuales? Creo que se trata más de consumo responsable, en mi opinión a la larga el consumo de cocaína o de heroina no se controla. Legalizar o no, no creo que sea el debate, la solución está en una educación en prevención.

¿Como llegáis a los más jóvenes en materia de prevención?
 
Nosotros tenemos en el instituto un proyecto de orientación que es formajóven, nos intentamos acercar a los jóvenes a través de este proyecto y a través de reuniones con los alumnos. Los profesores nos derivan a alumnos si detectan que empiezan a consumir, tenemos clases de apoyo para chavales de familias desectruturadas. Incluso, cuando trabajamos con chavales que están empezando a consumir es complicado hacerles ver que tienen un problema, porque la mayoría cree que controlan. Sin embargo, normalmente les va mal en clase, empiezan a tener problemas con las familias, tienen problema de conducta...
Trabajamos con ellos de manera individual y grupal. Talleres de tomas de decisiones y de autoestima. No es fácil convencerlos de que realmente existe un problema.

¿Educación en la sociedad, en las familias, con las asociaciones o en las escuelas?
 
Todos educamos, esto es un debate abierto. El niño recibe influencia de la televisión, de la publicidad, de internet, de las revistas, de su círculo de amistades... lo que se le cuenta desde una asociación es una “mota de polvo”. La familia y el centro educativo es clave, también lo es el tejido asociativo.
La educación es un trabajo de grupo, un trabajo de equipo que tenemos que hacer entre todos, donde tienen que tomar decisiones las administraciones, fomentando activiades de ocio, de tiempo libre y de prevención. Es necesario promover otro tipo de ocio, en Gerena no hay ningún recurso ni espacio de ocio para los jóvenes.

¿Tienen sentido las asociaciones contra la drogadicción hoy día o son reticencias de los años 80-90?
 
Yo creo que las funciones de las asociaciones ha cambiado respecto al objetivo con el que se crearon, evidentemente cuando las asociaciones cuando comienzan se crean con un objetivo diferente, donde un grupo de voluntarios se mueven y hacen desintoxicaciones “en vivo y en directo” donde ayudan a los chavales a desintoxicarse de manera precaria. Con el paso de los años, la creación de una red de recursos oficiales por parte de la administración, que ha asumido el trabajo que antes hacían las asociaciones, ha hecho que hora el papel de las asociaciaciones sea diferente, ahora nos hemos tecnificado mucho, son técnicos especialistas los que llevan el peso de la asociación.
Nuestro trabajo es diferente al de los recursos oficiales, las asociciaciones intentamos llegar allí donde no llega la administración pública, que no sale de su despacho y horario. Hacemos trabajo de calle, vamos al entorno de los afectados, conocemos donde vive, donde trabaja, donde se mueve, donde consume. El trabajo de la administración es más de cuatro paredes y deja el esfuerzo en los drogodependientes. Nosotros entendemos que el drogodependiente es un enfermo y que la enfermedad muchas veces hace que no tomes decisiones adecuadas. Nuestra labor es llegar a donde no llegan las administraciones, la administración a veces no comprende que todas las familias no son ideales.
Otra de nuestras labores que no hace la administración publica es la reivindicación social, que es la base del asociacionismo.
Revindicamos a la administraciones las cosas que no se hacen bien, intentamos influir en la sociedad y realizar actividades de sensibilización de la sociedad, es la actividad de revindicación social lo que caracteriza al asociacionismo y al movimiento social.

¿Cómo veis el movimiento asociativo en general actualmente en Sevilla?

 Creo que estamos pasando por una crisis del asociacionismo, nos hemos acomodado y cada vez hay menos gente que se mueva y que quiera hacer cosas por los demás.
No obstante, creo que el germen del asociacionismo aún sigue quedando en muchas personas. En Gerena hay cada vez más asociaciones, relacionadas con el deporte, y eso es positivo. Desde el ayuntamiento se debería promover más el asociacionismo entre los jóvenes y se debe cuidar, a los gobernantes parece que les da miedo que la gente se reúna y hable, algo que es muy positivo para la sociedad, la participación.

¿Qué futuro tiene Volver a la Vida?
 
Nosotros hablamos muchas veces de que ojalá se acabara el consumo de drogas, ojalá se acabaran las adicciones y no tuviera sentido nuestro trabajo. Yo le auguro a Volver a la Vida un trabajo cada vez más específico en prevención, esa es mi impresión. Si al principio el trabajo de la asociación era plenamente de incorporación social, con los años se ha ido trasladando a la prevención, que hoy en día ocupa más nuestro trabajo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario