16 de enero de 2011

El PP culpa a la "izquierda recalcitrante" de la agresión al consejero murciano

16/01/2011
Originalmente en publico.es

Los partidos condenan los hechos violentos. UGT y CCOO piden que no se vincule la agresión con las últimas movilizaciones sociales en la región.


Fotografía de archivo tomada el 12/01/2011 en Murcia, del consejero de Cultura y Turismo de Murcia, Pedro Alberto Cruz. - EFE

La Delegación del Gobierno de Murcia, así como las diferentes formaciones políticas y sindicatos han condenado la grave agresión sufrida ayer por el consejero de Cultura y Turismo en la región, Pedro Alberto Cruz, pero advierten para que no se utilice el hecho como arma política. En un comunicado, la Delegación de Gobierno informa de que se ha abierto "una investigación para esclarecer los hechos y que los culpables de este intolerable acto de violencia asuman cuanto antes sus responsabilidades".

Cruz, sobrino del presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, fue salvajemente herido por la tarde a las puertas de su domicilio por tres individuos aún no identificados que le propinaron una paliza con un puño americano, provocándole varias fracturas en la cara y en uno de los ojos. El último parte médico emitido esta mañana por el hospital Reina Sofía, donde está ingresado, evoluciona favorablemente tras ser "intervenido quirúrgicamente de urgencia como consecuencia de las lesiones en hueso malar y suelo orbitario izquierdo, por el Servicio de Cirugía Maxilofacial".

Desde el Gobierno regional y el Partido Popular se ha señalado como culpable de la agresión a la "frustración irracional y al clima de tensión promovido por la izquierda recalcitrante", según expresó en un comunicado Miguel Ángel Pérez, portavoz adjunto del Gobierno autonómico, a lo que el portavoz del PP en Murcia, José Antonio Ruiz Vivo, añadió que "no están dispuestos a que la ultraizquierda más rancia y agresiva llene nuestras calles de 'cojosmanteca' ni a que se atente contra la integridad física de las personas". Ya ayer, pocas horas después de conocerse el ataque, era el propio líder conservador, Mariano Rajoy, quien aludía a una "campaña de acoso" al Gobierno murciano durante las últimas semanas, ante "la pasividad" del ministerio de Interior.

La agresión se produjo después de varias semanas de protestas en la región por la aprobación de un importante recorte en los complementos de los empleados públicos con el que el Gobierno regional prevé ahorrar 300 millones de euros.

Los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, se han sumado a la condena de la agresión, que han calificado de "totalmente deleznable", pero han puntualizado que "lo es más que se intente ligar tan abominable acto al clima de movilización que desde hace semanas protagonizan los empleados públicos de la Región de Murcia".

En esta misma línea, la ejecutiva del PSOE ha pedido que este hecho condenable no sea utilizado como "arma de lucha política o de ataque al contrario", porque ello daría "munición a los intolerantes". En un comunicado, la dirección socialista ha trasladado su solidaridad "al agredido, a su familia y al Partido Popular".

Izquierda Unida-Verdes de Murcia y los sindicatos ANPE y Unión Sindical Obrera de la región han expresado también su "máxima repulsa" y el deseo de una pronta recuperación del consejero de Cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario