13 de febrero de 2012

El Parlamento griego aprueba los recortes de la “Troika” en medio de una fuerte agitación social

El Parlamento griego aprobó esta madrugada un drástico paquete de recortes exigido por la “Troika”, conformada por la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, en medio de una oleada de disturbios en las calles de la capital.

Así, una mayoría de diputados votó a favor del “paquetazo” neoliberal facilitando los 151 votos necesarios para aprobar unas medidas que son ampliamente rechazadas por el grueso de la sociedad griega.



Durante el domingo, miles de manifestantes se concentraron en la plaza Syntagma de Atenas para mostrar su rechazo a los recortes sociales. A raíz del lanzamiento de gases lacrimógenos y la oleada de represión policial la mayor parte de los asistentes se dispersaron por las calles adyacentes siendo perseguidos por agentes. La plaza Syntagma quedó repleta de humo.

Grupos de manifestantes prendieron fuego a una docena de edificios en las avenidas Stadiu y Aeolu, entre ellos sedes bancarias y varias cafeterías de grandes marcas, sin que los bomberos diesen abasto para apagarlos.

En la ciduad de Volos, se prendió fuego al ayuntamiento y se asaltó la oficina tributaria, donde se llevó a cabo una quema de documentos.

En la isla de Kerkyra se registraron disturbios. Manifestantes destrozaron los despachos de dos diputados. En la isla de Creta también ha sido destrozado el despacho de Manolis Stratakis, diputado del PASOK y un grupo de personas ha ocupado la televisión local en Iraklio, llamando a una huelga general indefinida en todos los lugares de trabajo.

Según fuentes policiales consultadas por Efe, al menos 60.000 personas se concentraron en las principales zonas del centro, que acogieron a jóvenes, gente de mediana edad e incluso ancianos que portaban banderas griegas y pancartas contra la troika, contra el Gobierno, el FMI y contra la canciller alemana, Angela Merkel.

“Esto no es una democracia, no nos dejan ni protestar, es una dictadura”, protestó una joven en declaraciones a Efe. “Envían a gente pagada para que cause problemas. De esta manera pueden justificar los gases lacrimógenos e impedirnos protestar frente al parlamento”, denunció Jristos, de unos 40 años.

“Lo único que queremos es que los diputados nos escuchen”, añadió. Cuando la policía empezó a lanzar bombas de gases lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, se escucharon miles de gritos y posteriormente los disturbios se extendieron por las calles adyacentes con cientos de manifestantes enfrentándose a la policía con cócteles molotov y piedras.

“Este Gobierno no tiene legitimidad para firmar ese contrato con la Troika. Son traidores al pueblo griego”, se quejó un hombre de unos 50 años que portaba una pancarta exigiendo elecciones y pidiendo a “los pueblos del sur de Europa” que se rebelen.

13/02/12 · LibreRed.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario