7 de enero de 2012

Muere un joven africano en un centro de extranjeros de Barcelona

La causa ha sido al parecer un infarto de miocardio. La indignación se ha extendido entre el resto encerrados y un tercio ha iniciado una huelga de hambre

Manifestación frente a la puerta de un CIE el pasado 18 de diciembre, 

Día de las Personas Migrantes.- Juan Carlos Cárdenas (EFE)

Un joven de 21 años de Guinea-Conakry falleció la pasada madrugada en el centro de internamiento de extranjeros de la Zona Franca de Barcelona. Murió al parecer por un infarto de miocardio sin que las unidades de emergencia que lo atendieron lograran reanimarle, según fuentes cercanas al caso.

El joven, que había sido trasladado a Barcelona el pasado 22 de diciembre desde el centro de extranjeros de Melilla, se encontraba pasada la medianoche en la celda con otros cinco internos también africanos, quienes han alertado a los vigilantes de que el chico estaba teniendo problemas respiratorios.

El Cuerpo Nacional de Policía ha informado de que, según los primeros datos, el fallecido no había dado señales previas de encontrarse enfermo.

Las mismas fuentes han informado de que mientras llegaba la ambulancia para asistir al joven, fueron los propios policías con conocimientos de técnicas de reanimación los que estuvieron atendiéndole durante unos quince minutos.

Posteriormente, los equipos médicos que acudieron al lugar tampoco pudieron hacer nada por su vida y el médico forense únicamente pudo certificar una muerte súbita no violenta, por posibles causas cerebrales o coronarias.

A la espera de los resultados de la autopsia, todo hace indicar que se trata de un infarto de miocardio.

La Policía ha negado que el joven hubiera reclamado previamente asistencia médica como, según apuntaban algunas informaciones, habían declarado posteriormente algunos internos a sus abogados, que se han desplazado al centro para tomarles declaración.

El suceso ha originado que un grupo de internos haya manifestado su malestar por considerar que el incidente se ha debido a la falta de atención y de intérpretes, e incluso un tercio de los ingresados en el centro ha iniciado una huelga de hambre.

En previsión de esta posible tensión, se ha reforzado la presencia de agentes de la policía en el centro de la Zona Franca de Barcelona.

Cabe recordar que en este CIE de Zona Franca ya ha muerto otros inmigrantes en circunstancias extrañas. Los dos últimos fueron un joven de Ecuador y otro de Marruecos.

FUENTE: Público


No hay comentarios:

Publicar un comentario