19 de noviembre de 2011

Los programas electorales no hablan de defensa

A pesar de la trascendencia de las políticas de defensa, tanto por las relaciones internacionales que proponen, como por los ingentes gastos que comportan en detrimento de verdaderas necesidades sociales, los programas electorales abordan las materias de defensa de forma superficial, ocultando lo que se pretende hacer.  

Pincha para leer el informe del Colectivo Utopía contagiosa. 

Problemas como el abordaje de la deuda del ministerio de defensa con las industrias militares por encima de los 32.000 millones de euros (lo que gasta el Estado al año en prestación por desempleo), el apoyo a las nuevas bases americanas, o si se apoyará la invasión o no de nuevos países, entre otros, quedan desdibujados y no forman parte del debate social. 

El Colectivo Utopia Contagiosa y Ecologistas en Acción denuncian el mantenimiento de una política de defensa opaca y sustraída al debate social, que solo beneficia a las industrias militares y a los intereses de la minoría. De hecho en materia de defensa no se recaba nunca la opinión de la sociedad, de las organizaciones sociales, ni de ningún actor que no sea militar o militarista. Tampoco los principales instrumentos de dicha política militar (Directiva de defensa nacional, Doctrina Española de Seguridad, etc) son aprobados por el Parlamento.

Un análisis de las distintas ofertas electorales en materia de defensa, elaborado por el Colectivo Utopía Contagiosa, describe nueve aspectos a valorar en las políticas de defensa y señala las propuestas electorales al respecto.

Qué hay que defender es contestado por todos los partidos excepto IU con la defensa del status quo y los intereses etéreos allende las fronteras. Cómo y quién ha de defender goza de la unanimidad del uso del ejército y ningún partido aboga por un modelo desmilitarizado de defensa ni por metodologías basadas en otra concepción de la defensa. Qué gasto militar cuenta con el silencio de PSOE y PP; la propuesta de rebaja de los gastos militares en IU, BNG y CiU y el silencio del resto.

Ninguno de los partidos señala qué hacer con la deuda impagable de 32000 millones de euros que se adeuda a las industrias militares por la compra de armamentos sofisticados y peligrosos y sólo IIU y CiU abogan por la transparencia del gasto militar.

Respecto del mecanismo de toma de decisiones en materia de defensa ninguno de los partidos aboga por dotar de mayor participación en la toma de decisiones en esta materia, ni en dar al parlamento el papel de definición de los grandes objetivos, ni siquiera un mayor control de la actividad de la defensa. Tampoco se dice nada de promover el debate social y la participación de la sociedad en esta toma de decisiones. En cuanto a la política de personal, las grandes formaciones abogan por la profesionalización y el incremento del gasto en esta materia y consideran que el ejército esta infravalorado.

Sólo IU aboga por una reducción de efectivos y la separación de la vida civil y la militar. En cuanto al tipo de armamentos, salvo las propuestas de PP, UPyD y PSOE que proponen avanzar en los programas de armamnto de adquisición de armas altamnte enfocadas al ataque (submarinos, portaviones, cazas, etc) los partidos no opinan sobre el armamento. Y en cuanto a las operaciones internacionales, todos, salvo ECUO, BNG e IU abogan por su incremento.

En suma, la falta de debate, la mentalidad militarista y el amplio consenso político de los grandes partidos en materia de defensa priva a la sociedad de capacidad de decisión y de apuesta por un modelo de defensa basado en la seguridad humana y en el respeto de la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario