18 de octubre de 2011

CHILE: Educación, debate y margen de maniobra

El Gobierno, la Oposición y el Movimiento Social, tres patas de una mesa que debe mantener equilibrios, en aras de avanzar en una mejora cualitativa de la Educación, para el corto y mediano plazo. 




El punto clave para que esto prospere es que exista voluntad de ceder para lograr un acuerdo de enlace, resignando en parte las pretensiones de cambios sustantivos, los que, de todas maneras, deberían alcanzarse por la vía de nuevas mayorías democráticas que ganen el poder del Gobierno para aplicarlos.

Una negociación por principios es de difícil solución, ya que las posiciones se centran en las convicciones, creencias, ideario, visiones de cada parte, lo cual hace muy difícil arribar a un acuerdo. Las posiciones fundamentalistas son de imposición y son la negación misma de la voluntad negociadora.

Una negociación política se basa en el arte de lo posible, con criterios realistas que signifiquen ceder en las posiciones

Una negociación política se basa en el arte de lo posible, con criterios realistas que signifiquen ceder en las posiciones, construyendo opciones alternativas que, sin dejar plenamente satisfecho a nadie, tiene de positivo el hecho de fijar compromisos que generan un nuevo escenario para la convivencia.

Para pasar de una negociación ideologizada a una negociación política efectiva, es preciso deponer declaraciones descalificadoras de la contraparte y construir en el lenguaje verbos en modo potencial que permitan y cruzando opciones y probando fórmulas de acercamiento. La fuerza negociadora que se ejerza estará en la capacidad movilizadora del movimiento social, lo que no significa necesariamente proseguir en paro, y su peso político estará reflejado en la adhesión de la opinión pública reflejada en las encuestas de opinión. En el Congreso los protagonistas serán los parlamentarios y Ministros, también bajo la mirada crítica de la ciudadanía, quienes tendrán que llegar a un acuerdo en el marco de un plazo fatal que por ley existe para la aprobación del Presupuesto.

La fuerza negociadora que se ejerza estará en la capacidad movilizadora del movimiento social, lo que no significa necesariamente proseguir en paro, y su peso político estará reflejado en la adhesión de la opinión pública reflejada en las encuestas de opinión.

En lo medular de un nuevo trato para la Educación, el punto es cuanto invertirá el Estado en el sistema educacional desde los jardines infantiles hasta las Universidades públicas y laicas, para asegurar un acceso gratuito de la mayor parte de los sectores pobres y medios.

Si se llega a dar gratuidad al 70% del universo, se habrá alcanzado un triunfo sorprendente del movimiento estudiantil y el Gobierno recuperará posiciones al diferenciarse de las decisiones políticas de su antecesora que mandó a vía muerta el movimiento pingüino 2006

Incorporar en el proyecto criterios de equidad y de premio al mérito. Si se llega a dar gratuidad al 70% del universo, cubriendo con gratuidad a los estratos medios y medios bajos, se habrá alcanzado un triunfo sorprendente del movimiento estudiantil y el Gobierno recuperará posiciones al diferenciarse de las decisiones políticas de su antecesora que mandó a vía muerta el movimiento pingüino 2006. Es decir estaremos en un escenario wi-win, donde ambas partes ganan en la medida de lo posible.

En cuanto al sistema de subvenciones de los colegios particulares y de las universidades confesionales que aparecen como las “tradicionales”, el tema de debate será sobre el término de esos aportes públicos, el mantenimiento total de dichos subsidios o un término medio que signifique el repliegue escalonado del Estado y un sinceramiento de costos de ese sector mixto, aumentando también la fiscalización de los sostenedores.
Lo importante es que no se frustre el movimiento estudiantil, que se consoliden los liderazgos jóvenes y que maduramente ellos se incorporen al sistema político para seguir con sus principios y sus utopías construyendo país
Estos divagues de pizarrón son apenas una aproximación a la complejidad del debate de fondo. Pero lo importante es que no se frustre el movimiento estudiantil, que se consoliden los liderazgos jóvenes y que maduramente ellos se incorporen al sistema político para seguir con sus principios y sus utopías construyendo país, en un marco democrático que implica tolerancia y acuerdos.

Fotografías de Carla Leal Quintana · NOTON Chile

18/10/11 · Hernan Narbona Veliz para NOTON · Periodismo Independiente


No hay comentarios:

Publicar un comentario