20 de septiembre de 2011

Respuestas globales para un cambio de modelo

El encuentro internacional de Barcelona concluye con una declaración en la que se pide a la ciudadanía que se sume a las manifestaciones del próximo 15 de octubre.


El 15S Hub Meeting de Barcelona ha dejado tras de sí cuatro intensos días de trabajo en los que una veintena de redes, colectivos y plataformas activistas de varios países han compartido sus formas de trabajo, trayectoria, reivindicaciones básicas y preocupaciones actuales. En las diferentes reuniones se han repetido una serie de temas constantes que finalmente han quedado plasmados en una declaración para pedir la movilización internacional de cara al 15 de Octubre.
Porque si algo ha quedado claro es que los problemas son los mismos. Las políticas de austeridad, la precariedad, el desempleo creciente o la crisis financiera, económica y política son algunos de los temas abordados, entre los que también destacan la situación de los emigrantes, la privatización de los derechos laborales o las dudas sobre actual modelo de democracia representativa, al que consideran “agotado”. También hay espacio en el texto para pedir “la neutralidad y el libre acceso a la red” y es que algo que se ha mostrado transversal en todas las sesiones son las nuevas tecnologías, las redes sociales como herramientas al servicio de la difusión de acciones y de la coordinación dentro de los diversos colectivos. Términos como “tecnopolítica” o “wikiconstituación” habrían sonado poco menos que a ciencia ficción hace tan solo una década. Otra característica significativa es su optimismo de cara al futuro ya que se cierra afirmando: “Nada que perder, todo por ganar”.

Proceso de trabajo

Tras la ronda de presentaciones del viernes por la mañana el Encuentro se desarrolló en base a grupos de trabajo centrados en temas concretos como la experiencia de los jóvenes británicos de UK Uncut, el trabajo de la gente de Valencia sobre neuropolítica, la propuesta para lograr una Democracia 4.0, el sentido de una “huelga precaria” o la explosión de acampadas en multitud de plazas de España después de las manifestaciones del pasado 15 de mayo. Así mismo, se establecieron sesiones para la asistencia de todos los participantes en los que el principal tema de trabajo fueron los contenidos y acciones de comunicación que se pueden desarrollara para lograr implicar al máximo posible de personas en las movilizaciones del 15 de octubre, que tendrán como lema “Unidos por el Cambio Global”.
Uno de los puntos más interesantes de las tres jornadas de trabajo ha sido sin duda el intercambio de experiencias y el constatar que a pesar de las diferentes realidades de cada país los problemas son los mismos. Por ejemplo, Gandri Skulason de la Iceland Association of Debtor puso el ejemplo de su país y lo comparó con las presiones que está recibiendo actualmente Grecia para el pado de la deuda: “En Islandia el sistema no pagó y el sol sigue saliendo”.
Para llegar a la declaración final se establecieron dos grupos de trabajo el sábado por la tarde, uno centrado en los contenidos y otro en la comunicación, que unificaron sus conclusiones el domingo. El punto de partida fueron una serie de palabras que de una u otra forma se repitieron en los discursos de los participantes de Italia, Eslovenia, Reino Unido, Islandia. Francia, Bélgica, Islandia y España. Los términos desde los que se comenzó a pensar fueron la austeridad, la precariedad, las fronteras, el derecho a la bancarrota, los derechos sociales y los paraísos fiscales. Realidades diversas. Mismas preocupaciones.
El caso de UK Uncuts
Poco ha llegado a España sobre las movilizaciones británicas y siempre ha venido acompañado de informaciones sobre actos violentos, como las revueltas que se sucedieron del 6 al 10 de agosto pasados y que arrancaron en el barrio londinense de Tottenham.
El encuentro con los dos jóvenes representantes de este colectivo se celebró en el Ateneu Roig del barrio de Gracia barcelonés. Habían llegado la noche anterior y viajado en autospot desde Londres. Una decena de personas esperaban para escucharlos -coincidieron diversas actividades a la misma hora- y el reducido número de participantes propició la charla y el coloquio constante ya que los británicos estaban también muy interesados en que les contasen qué se sabía en España sobre sus reivindicaciones y que cobertura habían dado los medios de comunicación. Según avanzaba la charla se fueron haciendo más evidentes los paralelismos entre ambas realidades.
Los recortes educativos sacaron a los jóvenes a la calle y los sanitarios han logrado implicar a mucha más población. Desde el Gobierno y los medios de comunicación el discurso ha hecho hincapié contante en dos ideas: que los recortes son la única salida y que todos están juntos en esto.
El colectivo UK Uncuts aplica las “matemáticas simples” para revatir esa idea ya que el Gobierno ahorra con los recortes pero a la vez hay compañías multinacionales que deben millones en impuestos o a las que se les ofrecen rebajas en las tasas para establecerse en el país. Por este motivo, el 26 de marzo salieron a la calle bajo el lema de “Marcha por las alternativas”.
Para entender las revueltas de agosto explicaron la situación de violencia policial endémica sobre todo en zonas de extrarradio y en los barrios más populares de las ciudades británicas. La muerte de un taxista tras un tiroteo con la policía abrió la reacción en cadena. Concentración frente a la comisaría, empujones, carga policial… Y revueltas que se extendieron por todo el país. Lo que los medios no mostraron es que en los saqueos no sólo se robaban televisores de último modelo sino también pañales y otros productos de primera necesidad a los que la mayoría de las personas que viven en esas zonas no tienen oportunidad de acceder.
Lo que tampoco se ha contado son las consecuencias. Por un lado, la dureza judial está siendo extrema con penas de cárcel para cualquier implicado y con órdenes de desahuciopara aquellos que vivan en casa de protección oficial y que hayan tenido algún tipo de relación -por mínima que sea- con los sucesos. En el extremo positivo, los barrios están empezando a organizarse. La base social precaria y marginada está comenzando a tejer redes de comunicación para plantarse y comenzar a reivindicar sus derechos. Nadie sabe lo que puede pasar, pero la sensación en el país es que algo va a pasar.
Próximas citas
Tunez acogerá en octubre un encuentro internacional mediterráneo en el que también se hablará de las manifestaciones del 15 de octubre. Además, de Barcelona ha salido el compromiso de intentar organizar un segundo Hub Meeting al que puedan sumarse más asociaciones, colectivos y países porque si algo ha quedado claro es la necesidad de permanecer en contacto, de hacer que los lazos de comunicación e intercambio sean cada vez más fuertes y constantes. Si los mercados y el sistema financiero internacional están por encima de las decisiones de cada estado y se comportan de forma transnacional, los movimientos activistas y sociales deben actuar de la misma forma, borrar las fronteras y atacar los problemas desde todos los frentes posibles.
20.09.2011 · periodismohumano · María Toraño · (Barcelona)

No hay comentarios:

Publicar un comentario