13 de agosto de 2011

Estudiantes y profesores chilenos continúan su lucha por una educación pública

Las manifestaciones de los últimos días y le negativa de reforma del gobierno hacen que el movimiento estudiantil siga adelante.
El pasado martes 9 de agosto, los estudiantes chilenos que llevan desde el mes de mayo protestando por una educación pública de calidad, convocaron una marcha por las calles de Santiago para levantar su voz contra el gobierno de Piñera.


Más de 150.000 personas se dieron cita en la marcha de estudiantes y docentes entonando lemas como “no queremos cambiar un ministro, queremos cambiar un sistema”. Cuando el colectivo se disponía a llegar hasta La Moneda, sede del gobierno, la policía comenzó a cargar contra los manifestantes, concluyendo el acto con casi 400 detenidos.

A pesar de ello, los estudiantes han convocado para este jueves una nueva manifestación, esta vez en forma de clases al aire libre y cacerolada contra el gobierno. Además, entre el jueves y el viernes los profesores manifestados realizaran asambleas nacionales, mientras que el domingo se creara un calendario de movilizaciones.

Y es que a pesar de la actitud que ha demostrado el pueblo chileno contra el sistema educativo,el gobierno sigue adelante con la reforma educativa. El pasado miércoles se rechazó la proposición estudiantil de presentar una nueva propuesta de ley.

Las protestas en las calles chilenas se remontan a principios de junio de este año, y aun parece lejana su disolución de acuerdo a sus demandas y la penosa actitud del gobierno.
Las demandas de los estudiantes chilenos se centran en recuperar una educación pública de calidad, consideran al estado como el primer responsable en asegurar la educación como un derecho y no como una forma de enriquecimiento.

Desde la dictadura militar de Augusto Pinochet, la educación chilena fue abierta a los intereses empresariales, hay que recordar que las universidades fueron intervenidas por los militares, se volvieron a las lógicas verticales, se cerraron carreras como las de Sociología o Periodismo, además del exilio de profesores o estudiantes. Fueron los llamados “Chicago Boys” de Pinochet, los diseñadores de este modelo de universidad basado en los principios neoliberales.

Los estudiantes chilenos piden, en voz de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile: en primer lugar, un acceso con equidad, calidad, integración y heterogeneidad social en la matricula. Aumentar el financiamiento público en educación superior como porcentaje del PIB, incluyendo una reestructuración integral del sistema de becas y ayudas estudiantiles, creación de un fondo de revitalización para las Universidades Tradicionales, una tarjeta nacional estudiantil única y estatal valida todos los días y en todo el territorio, eliminación del aporte fiscal indirecto por fomentar la segregación estudiantil. Por último, democratizar el sistema de educación superior, derogando del DFL 2 2010 los artículos 56 e), 67 e) y 75 e), así como asegurar la libertad de expresión, cátedra y asociación de estudiantes y docentes.

Entre las medidas de financiación propuestas por los mismos destacan la realizada por medio de la Renacionalización del Cobre, algo que lleva años pidiéndose desde la sociedad chilena, o por medio de una reforma tributaria, como han sostenido los estudiantes universitarios.
Camila Vallejo, presidenta de la FECH, afirma que “Nosotros creemos que antes de traspasar recursos a través de los estudiantes a las instituciones privadas, primero debe regularse el lucro, los aranceles y la calidad. No podemos postergar esas discusiones más de fondo y entregar recursos sin ninguna responsabilidad sobre a quienes se están entregando”.

Miguel Aguilar-Tercera Información | 12-08-2011 |

No hay comentarios:

Publicar un comentario