25 de agosto de 2011

Codicia y corrupción en Moody's: un ex analista de la agencia rompe el silencio

El analista William J. Harrington trabajó para la agencia de calificación Moody's durante once años, de 1999 hasta el año pasado, cuando se marchó. Meses después, ha decidido romper su silencio y hacer pública una historia para demostrar cómo una de las principales agencias de ratingestá tocada por la codicia y corrupción.

El Business Insider es quien recoge el testimonio de Harrington, que desde 2006 hasta 2010, fue vicepresidente de la división de productos derivados, responsable de muchas de las calificaciones que se realizaron durante la burbuja inmobiliaria.
Ahora, ha decidido hacer pública su experiencia como trabajador en Moody's a partir de un informe de 78 páginas que ha remitido al regulador bursátil estadounidense, la SEC. Harrington realiza una acusación mordaz de la gestión y modus operandide la agencia, y de los conflictos de intereses dentro de la institución.
Uno de ellos es bien conocido, apunta Business Insider. Según Harrington, en la empresa se incentiva a todos, incluyendo a los analistas, para que den a los clientes de la agencia las calificaciones que ellos quieren, y así no se lleven su negocio a otras agencias.
Los analistas se cuidan bien complacer a la empresa y actuar según su voluntad. De lo contrario, "el personal que no sigue esta línea se enfrenta a ser transferido, acosado o, incluso, despedido", apunta Harrington.
El informe del ex analista de Moody's también recoge que la agencia a menudo no refleja las conclusiones de los analistas privados. Aunque concluyan que ciertos valores merecen ciertas calificaciones, un comité de la alta dirección se reune en privado para votar si dar a los citados valores el rating más alto que el cliente quiere.
Harrington revela que uno de los objetivos últimos de la agencia es mantener a sus clientes contentos, por lo que considera "problemáticos" a los analistas que no hacen lo mismo. Los gerentes o jefes de producto participan -y votan- en la toma de decisiones de calificación. Estos mismos son directamente responsables de mantener a los clientes contentos y lograr que el negocio de Moody's esté en expansión.
La denuncia de Harrington llega poco antes de que que el Departamento de Justicia estadounidense anuncie que está investigando si la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's calificó de manera errónea decenas de títulos hipotecarios en los años previos al estallido de la crisis financiera, según ha informado el diario estadounidense The New York Times.
La investigación comenzó antes de que S&P rebajara la calificación de la deuda soberana de Estados Unidos de AAA a AA+, pero podría añadir presión a la tormenta política que ha rodeado este hecho. Desde entonces, algunos congresistas y miembros del Ejecutivo han cuestionado el proceso de calificación de la agencia, su credibilidad y la competencia de sus análisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario