17 de julio de 2011

Crónica marcha popular indignada: Ruta Suroccidental. Ciudad Real-Santuario de las Cruces

En Ciudad Real despertamos en la Plaza del Pilar vigilados por una policía que se entretuvo en tomar alguna fotografía de cómo recogíamos el campamento, una vez subido todo a los diferentes coches algunos preparamos bocadillos, agua, zumo y fruta fresca para los caminantes y en un par de viajes estábamos montando la nueva acampada en el Santuario de las Cruces, este día nos tocaba acampar en plena naturaleza muy cerca de las Tablas de Daimiel.
Colocamos algunos toldos entre los árboles para tener algo de sombra en cocina y para descansar y distribuir los elementos de la acampada, a la par que preparábamos el menú del día para los marchantes.

En torno a las once y media de la mañana comenzaron a llegar los caminantes que descansaron hasta el almuerzo: un revuelto de papas con pimientos que nos acercaron los vecinos, también recibimos decenas de garrafas de agua del manantial. La jornada de descanso campestre, transcurrió con normalidad, aunque con la molestia del calor y las moscas.

Recibimos en la acampada la visita de la plataforma ecologista ‘salvemos las tablas’, quienes nos leyeron un manifiestos de indignación en el que reivindicaban la defensa de este parque natural. Algunos marchantes visitaron las Tablas de Daimiel junto a los miembros de estas asociaciones ecologistas, quienes trajeron para proyectar la película documental  Home.

Fue en la cena cuando en la natural oscuridad nocturna del Santuario de las Cruces rodeamos a uno de los miembros de la plataforma ‘salvemos las tablas’, quien linterna en mano nos leyó sus reivindicaciones y nos transmitió su indignación por el trato que las Tablas de Daimiel reciben de las instituciones. El momento más emotivo de la noche, enmarcado en este romántico contexto, concluyó con el aplauso y el abrazo colectivo de los indignados.

Para finalizar la jornada los marchantes que no nos acostamos pronto, pasamos las primeras horas de la noche disfrutando de un momento de fiesta y cante. Para mí fue especialmente emocionante cantar en este paraje bajo la luna junto a algunos de mis compañeros ‘En la plaza de mi pueblo’.

La próxima parada será Villarrubia de los ojos, nos espera un duro camino rural de unos 26 Km. Esto sigue creciendo y seguimos disfrutando del cariño de quienes nos reciben en cada parada.

2 comentarios:

  1. ¡ Mucho Animo, Compañer@s !, pronto nos veremos en Madrid, mi reloj corre poco y me muero de ganas por poder compartir estos momentos históricos, con tod@s l@s caminantes indignad@s.

    CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR...

    ¡¡SALUD, DIGNIDAD, REPUBLICA Y REVOLUCIÓN!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18/7/11 0:37

    Por tu crónica parece que estamos también nosotros bajo las estrellas, gracias.Mucho ánimo.

    ResponderEliminar